Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 6 Julio, 2012


El fichaje (préstamo) de Joel Campbell por el Betis de Sevilla revolucionó el ambiente deportivo criollo.
De pronto pudimos admirar los mejores sitios turísticos de Sevilla, reproducidos en la prensa costarricense y otro medio tuvo la delicadeza de recordarnos, con fotografías incluidas, las zonas de retaguardia a las que deberá enfrentar la joven promesa del fútbol nacional.

Un periodista nos adelantó que Campbell se va a enfrentar a Sergio Ramos, a Piqué; tendrá que bailarse al Xabi Alonso si desea anotar y lo esperan las tenazas y patadas de Pepe. Es más si el bético decide atrasarse y colaborar con su defensa, probablemente será una nueva víctima de los enanos del Barcelona y no sería nada raro que Iniesta y Xavi se lo bailen como lo hicieron con los italianos.
Se inundaron los medios de comunicación con una noticia que borró a todas las demás; por suerte para oyentes, lectores y televidentes, este fichaje de Campbell se dio posterior a la final de la Eurocopa porque si don Joel, su mamá, su papá y su novia (el perro no fue), deciden viajar a Sevilla a la misma hora del juego entre España e Italia, pocos periodistas criollos la hubiesen presenciado. Hubiesen ido al Santamaría en busca de las declaraciones del Messi tico, que a semejanza de la pulga del Barcelona, no gusta mucho de hablar y cuando lo hace, responde con dos o tres palabras, la cuarta parte que los periodistas desean y necesitan escuchar.
Uno supone que mis apreciados colegas llevan razón en darle tanta pelota a Joel, máxime cuando el Betis lo recibió como héroe, esperanza para la nueva campaña y fichaje estrella.
Como uno es periodista de otra generación, le cuesta asimilar esta información que considera saturada e inflada. Y lo expreso con respeto, porque me quedé con las ganas de saber exactamente los motivos por los cuales el Arsenal lo cede en préstamo, más allá del asunto del permiso laboral (tema no apelado por los patronos de Campbell, como si lo pelearon en su momento los patronos de Wanchope y Mauricio Solís), que sí jugaron en la Premier.
Igual no trasciende el paso intrascendente de Campbell por el Lorient galo y las verdaderas causas y motivos para no alcanzar la estelaridad.
Dentro de la euforia que provocó el fichaje de Campbell por el Betis y dado el derroche de papel, imagen y micrófono, hay temas de fondo de la carrera de este jugador que no se ventilan y esto, en lo personal me provoca cierta curiosidad.

[email protected]