Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 2 Diciembre, 2011


Harold Wallace y Carlos Castro.
Tantos años, tantas temporadas como defensores laterales del Alajuelense por la derecha e izquierda respectivamente.
Después de ellos varios futbolistas pasaron por sus puestos y ninguno llegó a consolidarse, hasta que de pronto, Marcelo “Popeye” Herrera se animó a darle la titularidad o por lo menos, muchos minutos de acción a una nueva generación de jóvenes y talentosos jugadores rojinegros, que ni lerdos ni perezosos aprovecharon la oportunidad y hoy son titulares indiscutibles en el equipo.
Dos de ellos, porque son más si agregamos a Marco Ureña, Luis Miguel Valle y Diego Estrada, son los defensores laterales José Salvatierra y Cristopher Meneses, quienes desde que debutaron han tenido un ascenso relampagueante, que no solo les dio la estelaridad en la Liga, sino que llegaron en pocos meses a la Selección Nacional mayor y a la preolímpica.
Son muy pocos los jugadores que como Salvatierra y Meneses en pocos meses de acción, ganan el título, van a la Tricolor; juegan la Copa América y son convocados al seleccionado tanto por Ricardo La Volpe como por Jorge Luis Pinto. Más José que Cristopher.
Algo tiene el agua cuando la bendicen, porque, curiosamente y en el caso específico de Salvatierra, sus “tortas” han estado a la orden del día en las dos selecciones, lo mismo que sus aciertos, y a pesar de estos yerros, no pierde la estelaridad y es pieza clave en el engranaje de Oscar Ramírez.
El camino del primer piso a la azotea de este par de veinteañeros ha sido meteórico y quienes los vimos debutar en los torneos cortos en tiempos recientes, destacamos como principal virtud en ambos, la madurez que mostraron desde el primer partido.
Me parece estar viendo a Salvatierra en su debut, metiendo pierna desde su primera acción y sin arrugarse ante el más pintado de los adversarios; es un tipo de mucho coraje y agresivo en la marca. Meneses es más depurado, más técnico y mucho más pausado que su amigo y compañero.
La dirigencia eriza tendrá que dar gracias al “Popeye” por su atrevimiento y también al Machillo que no cortó la carrera de este par de jóvenes, todo lo contrario, les afianzó más la trayectoria, de manera que no fue muy caro el precio que tuvo que pagar el Alajuelense mientras se gestaba el cambio generacional de los consagrados Wallace y Castro, por los prometedores, Salvatierra y Meneses.

[email protected]