Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 19 Septiembre, 2011


Finalmente el Herediano rayó al Alajuelense.
Pocos días antes del programa de boxeo que nos ofrecieron manudos y rojiamarillos, la clasificación del campeonato parecía de una sola cara, mientras el entonces técnico de los florenses mantenía su propia cartelera boxística, esta sin golpes, contra la prensa.
Finalmente cayó Alejandro Giuntini y el vestuario del Herediano se oxigenó.
Llegó uno de la casa, Jafet Soto, quien sin firmar contrato, y de pura palabra, puso el equipo a caminar, pero más que a caminar, a ganar.
Herediano se embolsa nueve puntos, se despide de la Concachampions y se concentra en el campeonato criollo; lo hace arrollando al subcampeón nacional San Carlos 5-0, un marcador abultado, contundente, que se combina con el insípido empate 1-1 de la Liga en el Estadio Nacional ante el Orión, para que se produzca la revolución en la cima.
Los dos equipos provincianos empatan con 20 puntos, pero los manudos, desde temprano, empiezan a cancelar con altos dividendos los derivados del programa boxístico del sábado trasanterior y, en otras palabras, van a perder en todo lo que queden empatados.
El Torneo de Invierno que arrancó con solo un rostro ahora pinta distinto y el patio de los manudos está repleto de inquilinos, huéspedes tradicionales y de buen vestir, como el Cartaginés y el Saprissa, que ganan y ganan para saltarse las grandes diferencias marcadas apenas hace tres jornadas.
Aquellos 13 puntos que le llevaba la Liga al Saprissa desaparecieron hace rato; hoy solo son cuatro las unidades de la distancia, lo que calienta la cima y pone al cuerpo técnico de Oscar Ramírez en estado de alerta. Su formación ha quedado limitada, cortada, mutilada, y eso se apreció ayer ante la Constelación.
Sin Giancarlo, Meneses, Gabas, Sarvas, Sancho y McDonald, esta Liga es otra Liga, a pesar del buen nombre del resto de su nómina, porque la alineación que se presentó contra el Orión se la desean muchos de los restantes diez equipos.
Y si la cima es un infierno, en las partes media y baja todo está apretado, y no creemos que al día de hoy, cuando va a arrancar la segunda vuelta, haya un solo analista que se atreva a señalar con su dedo cuál es el equipo que descenderá.
Se hundía Pérez y resucitó; se hundía Limón y se reactivó; hoy se hunde San Carlos pero pronto saltará; Puntarenas, Belén, Santos y Orión juegan bien al balompié. Vamos a una segunda fase de mucha tensión.

[email protected]blica.net