Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 16 Septiembre, 2011


¡Llegó Jorge Luis Pinto!
¿El mago, el mesías, el salvador, el hacedor de milagros?
No, nada que ver.
Simple y llanamente un muy buen entrenador de fútbol; un muy buen director técnico, avalado por quienes verdaderamente interesan e importan: sus discípulos.
De Jorge Luis Pinto no hablan bien ni dirigentes, ni periodistas.
Por suerte, ninguno de este par de gremios juega.
Ni dirigentes ni periodistas tienen que buscar la clasificación a Brasil 2014.
La buscan y pretenden en comunión, técnico y jugadores.
Y los jugadores, colombianos, peruanos, venezolanos, costarricenses, que han sido discípulos de Pinto, hablan bellezas de su trabajo y esto es lo que hay que rescatar e interesa.
Ricardo La Volpe en el fondo de su alma, nunca quiso trabajar en Costa Rica; asomó la nariz y su bigote y con la primera luz de bengala salió en carrera; se fue a esconder a un club mediocre del fútbol argentino, prueba inequívoca de que en nuestro país todo lo incomodaba.
Pinto es distinto; tiene hambre de campeonato mundial, un bocado que le hace falta en su aparato digestivo; seguramente, con tal de tener la posibilidad de ser uno de los 34 técnicos presentes en Río de Janeiro a la hora de que arranque el magno evento, ese que rompe marca en los canales de televisión, don Jorge hubiese aceptado ser técnico de cualquier seleccionado con aspiraciones mundialistas. Una combinación de factores por todos conocida lo hizo firmar por Costa Rica.
Jorge Luis Pinto no va a salir huyendo de su trabajo; su entorno es distinto y no busca ni le interesan los flashes de la televisión extranjera; viene a tiempo completo y va a trabajar a tiempo completo. Si se va, será porque lo echamos, como lo echamos (maleducados que somos) la última vez.
No siempre a los entrenadores los echan los malos resultados; la historia del fútbol nacional está repleta de eventos en que el técnico se marchó por la envidia, la incapacidad, la mala intención, la falta de sentido común, el serrucho, el fanatismo ciego de dirigentes y la poca capacidad de análisis de la prensa deportiva.
Jorge Luis Pinto, un técnico serio, responsable y trabajador, es el nuevo técnico de la Selección Nacional; tiene mucho de La Volpe en su trato con la prensa, pero no se asemeja en nada al argentino en otras facetas de su personalidad.
Entonces, aprendamos todos de las lecciones recientes y acomodémonos.

[email protected]