Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 4 Junio, 2011


Me ha sorprendido, y gratamente aunque no me lo crean, la corriente de opinión favorable que genera el trabajo de Ricardo La Volpe como técnico de la selección nacional en las redes sociales.
Normalmente y en periodos anteriores, si en nuestra Nota cuestionábamos, criticábamos o señalábamos deficiencias en la labor del entrenador de turno de la tricolor, a la hora de las convocatorias, las prácticas y los partidos, se daba mucho apoyo a la opinión del periodista, lo que retrataba que existía un malestar entre los aficionados por el trabajo del timonel.
Con don Richard sucede lo contrario.
Hemos escrito algunas columnas, haciendo señalamientos a algunas decisiones o comportamientos del técnico argentino que conduce a Costa Rica, y las redes sociales reflejan mucho rechazo a la opinión del diarista y apoyo y paciencia al trabajo del entrenador.
Es una buena señal. La gente está con La Volpe. Nosotros también, pero tenemos otra misión en el escritorio, que es nuestra cancha.
Por ejemplo, contra la Sub 23 de Nigeria, Costa Rica jugó con solo un atacante: Alvaro Saborío. Como enganches y a su espalda alinearon los pequeños Allen Guevara y Randall Brenes. Este par de habilidosos delanteros, a su vez sustituyeron a los que se supone o han sido los habituales en el esquema de La Volpe en esa zona: Bryan Ruiz y Cristian Bolaños.
Este es el esquema que ha trabajado el argentino; jugar con solo un atacante y dos enganches, y es una estrategia que en nuestro comentario de ayer criticamos, porque según nuestro modesto y quizá errado criterio, Cuba no merece tanto respeto.
Uno espera una mayor agresividad táctica de Costa Rica para el juego inaugural de la Copa Oro y quizá, retornar a la precaución en el cierre contra México.
En ocasiones, la sola presencia de un futbolista en una alineación por otro, hace variar la estrategia y en ese sentido, si como se anuncia, Marco Ureña podría ser titular ante los cubanos, la cosa cambia, porque estamos ante un delantero nato, con un fútbol muy diferente al de Guevara, Bolaños o Chiqui Brenes.
Si por ejemplo, contra Cuba, La Volpe anuncia una formación con Navas; Salvatierra, Acosta y Marshall: Mora, Borges, Oviedo (Brenes) y Díaz; Ruiz, Ureña y Saborío, está lanzando una señal de ataque y todos contentos (bueno, no todos), por lo que apuntan las redes sociales.

[email protected]