Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Octubre, 2010


Ayer en el Morera Soto, cuando los seguidores del Alajuelense se dieron cuenta de que al minuto 5 del segundo tiempo, Elías Palma se disponía a entrar de cambio, empezaron a abuchear al técnico Oscar Ramírez.
Escuchamos gritos de “Machillo maric…; Oscar miedoso; estás jugando contra la U; contra el último; sos local miedoso; jugá fútbol” y otras yerbas aromáticas en contra de la decisión táctica del técnico.
Con Elías a la par del cuarto árbitro, en la cancha, Alejandro Alpízar metía el segundo gol, una obra de arte del ariete manudo, que se quitó con un par de quiebres la marca de Royero y fusiló a Cambronero.
Un minuto después del 2-0, Palma sustituyó a Leandrinho y no se escuchó una serenata masiva de repudio a la decisión de Ramírez, gracias a esa segunda anotación.
En la conferencia de prensa después de que terminó el partido con un 3-0 favorable al anfitrión; Oscar Ramírez, con mucha educación y sin decir expresamente que se dirigía a quienes lo abuchearon, explicó su movimiento táctico.
“Cuando la Liga es local en ocasiones se pone ansiosa; el rival se encierra y juega al contraataque y entonces atacamos y atacamos sin control de la pelota. No se trata de mandarla para delante. Hay que sostenerla, cuidar el balón; saber tratarlo en busca del espacio oportuno para lanzar la ofensiva. Cuando el técnico nota que la medular no está equilibrada y pierde el balón por precipitación al entregarlo, hay que tomar medidas. Además, el rival ha metido jugadores que en cualquier momento te empatan el partido. Es distinto cuando la Liga es visita, porque el local juega más abierto”, explicaba el entrenador erizo.
Nos parece que sin dar nombres ni hablar de un caso específico, Oscar les explicaba a los fanáticos rojinegros por qué metió a Palma a la cancha.
La Liga estaba precipitada; la UCR metió en la cintura al veloz Hall y al gigante Waston, este último, capaz de cualquier trastada por su estatura. De manera que Elías fue por Waston, dio equilibrio a la medular local, se cuidó más el balón y de feria, fue Palma el que puso el pase a Alpízar para el tercero.
Desde luego que resulta fácil hablar, analizar y explicar los detalles tácticos, cuando salen. Al “Machillo” le salieron; su análisis es válido, pero en otras ocasiones, los que llevan la razón son los aficionados.

[email protected]