Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 10 noviembre, 2015



En mi programa sabatino de Radio Monumental, Tano...qué tal!, les sugerimos a los oyentes la semana anterior conversar sobre dos temas de actualidad: la lista de Óscar Ramírez para los juegos eliminatorios y el clásico que se jugaba al domingo siguiente. Y no les llamó la atención.
El espacio se centró en la decisión de la Comisión de Arbitraje de sancionar a Walter Quesada con dos partidos de suspensión “por no pitar un penal a favor del Alajuelense en el juego ante Herediano y permitir el tercer gol de los florenses en una acción antirreglamentaria”.
Cuando yo leí esto en los medios de comunicación me quedé congelado, porque en cuarenta años de periodismo deportivo jamás escuché algo similar.
Se suspende, sanciona o castiga a un árbitro y sus patronos explican las causas del acuerdo. ¡Ave María Purísima!
¡Qué fue aquello!
Como no hemos leído ni escuchado ninguna aclaración de parte de los integrantes de esa Comisión, damos por un hecho ese acuerdo que es de nefastas consecuencias para el desarrollo actual y futuro de las competencias futbolísticas en el país.
No solo porque los fallos de Walter Quesada o de cualquier otro de sus colegas son de apreciación y por lo tanto inapelables, sino porque sería un desastre para la competencia que cada vez que un árbitro se equivoca, sus jefes lo desnudan informándole al público el porqué de la posterior sanción.
Facilísimo interpretar que los jefes de don Walter, le comunican al público que él le robó el triunfo al Alajuelense, lo que da espacio más que suficiente para que los fanáticos, en este caso de la Liga, incendien las redes sociales apoyados por el acuerdo de nada más y nada menos que la Comisión de Arbitraje.
¡Habráse visto desaguisado igual!
La Comisión de Arbitraje crucifica a uno de sus silbateros y de una vez le da al enemigo las armas para que lo despedacen.
Si lo que comentamos es verdad y no se trató de una mala interpretación de la prensa deportiva de ese acuerdo, hay que pararlo ya, porque esto no tiene ni pies, ni cabeza, aparte de que es un tema muy grave y delicado incluso para la vida privada de los silbateros. Están siendo expuestos por sus superiores.
Otra cosa que no entiendo es cómo se cumple el castigo.
Supongo que como Walter Quesada no pitó este domingo, ya cumplió una fecha de suspensión. ¿Es así el vacilón?