Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 17 Enero, 2015

El Torneo de Verano no presenta en su primera jornada duelos directos, de esos que llaman de “seis puntos” que normalmente quedan para la etapa de cierre.
Sin embargo se puede presentar un detalle aritmético importante, digamos que en perjuicio del “colero”, A.D. Generaleña, que lleva las de perder en su primer partido del torneo dado que visita al campeón Saprissa. Se supone que los generaleños deben caer en Tibás, lo que los estaciona con los 13 puntos que suman en el sótano de la clasificación.
Buena oportunidad entonces para que los ocupantes de la antesala del infierno, Limón y Uruguay, que van a jugar como locales, procuren una corta fuga temprana en la tabla aumentando a seis unidades la distancia con el benjamín de la categoría.
Limón recibe a Carmelita y Uruguay espera al Cartaginés, en el papel, un rival más incómodo que el que enfrentarán los verdes del Atlántico.
Poner pies en polvorosa en la primera fecha del campeonato es buena noticia y como la lucha por la permanencia en la máxima categoría se presenta dramática y está concentrada en estos tres equipos: Generaleña, Uruguay y Limón, marcar distancia desde el arranque es positivo.
Si lecheros y porteños vencen suman 19 puntos y de perder la ADG, se queda en 13, de manera que el panorama se le complicaría mucho más a las huestes de Marvin Solano, aunque desde luego queda muchísimo camino por andar.
Carmelita no es pan comido ni mucho menos; los discípulos de Guilherme Farinha pueden golpear en el Juan Gobán para enrumbarse temprano a puestos de clasificación.
Uruguay parece tener un hueso más difícil de roer al recibir al Cartaginés, uno de los grandes de la competencia que arriba al Estadio Labrador con nuevo timonel, el mexicano Enrique Meza y bien reforzada su nómina. Los lecheros también estrenan técnico, el argentino Martín Cardetti, apenas en su primer juego oficial como director técnico y si como dicen, toda escoba nueva barre bien, habrá que esperar para ver si los campeones nacionales de 1963, pueden barrer al cuadro de la Vieja Metrópoli de nuevo cargado de ilusiones y expectativas.
Este juego podría ver a José Villalobos Chan, ícono y capitán del Cartaginés por muchas temporadas, enfrentarlo ahora uniformado de amarillo y negro en la zaga de los isidreños, un poco de morbo al encuentro.

[email protected]