Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 16 enero, 2014


Bryan Ruiz renunció a enfrentarse al Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid y prefirió jugar contra el Ajax, Vitesse y Feyenoord.
Prefirió la seguridad económica, lo conocido, lo más seguro y probablemente lo más suave a la enorme vitrina del balompié español.
Hubiese tenido mucho más publicidad y millones de ojos más se hubieran fijado en él, previo a un partido entre Betis y el Real Madrid, que un duelo entre el PSV Eindhoven y el Twente, su anterior equipo en Holanda, pero el capitán de la Selección Nacional renunció a los faroles y la luz y se escondió en una liga que se sabe de memoria pero de menores luces que la española.
Puede que esté equivocado y la comparación no tenga nada que ver, pero en esta decisión de Bryan Ruiz, sobre lo que escogió y a lo que renunció, vuelvo al tema de los grupos del Mundial en Brasil, después de reconocer que una inmensa mayoría de costarricenses está feliz con el grupo que le tocó a Costa Rica, con Italia, Inglaterra y Uruguay, porque es “muy excitante” y de “tremenda exposición”.
Los ticos son conscientes y tienen razón, de que resulta mucho más motivante y expectante un partido entre Italia y Costa Rica que entre Costa Rica e Irán y será emocionantísimo enfrentar a Uruguay e Inglaterra en lugar de Croacia o a Japón.
Pero repasen que Bryan Ruiz no pensó lo mismo.
Le valió un comino pisar el césped del Camp Nou y el Santiago Bernabéu y ser portada de miles de publicaciones deportivas y prefirió la comodidad de un espacio al que ya estaba habituado.
No lo juzgamos; es más, hubiésemos decidido lo mismo pero seguimos en “nuestro trece” de que para el Mundial en Brasil, hubiésemos preferido para la Tricolor un grupo menos motivante pero más accesible, donde en lugar de la emoción que va a producir enfrentar a tres excampeones mundiales, abrigar la esperanza de una victoria dado el nivel inferior del eventual contrincante.
Entonces, así como Bryan Ruiz prefirió renunciar a las luces de España y buscar comodidad, igual la Selección Nacional en caso de haber quedado hospedada en otro grupo, no hubiese tenido la oportunidad de jugar con los focos de la prensa mundial encima —que los va a tener en sus tres partidos del grupo—, pero con rivales más cómodos, digo yo, se hubiera aumentado la ilusión.
Ahora y aparte de este comentario, decir que el paso de Bryan Ruiz por el Fulham terminó en un rotundo fracaso.

[email protected]