Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano: Goles a balón parado rompen las retaguardias

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 08 agosto, 2018

Mario “Flaco” Pérez, enseña en su obra “Bajo los tres tubos”.

Goles a balón parado rompen las retaguardias

Ahora que se pusieron de moda los goles gestados a balón parado o de bola muerta como también los llaman, para hablar solo de nuestro campeonato, los entrenadores de porteros de los 12 equipos que juegan el Apertura, deberían tener como lectura obligatoria el libro “Bajo los tres tubos”, escrito por el legendario portero del Saprissa y de la Selección Nacional, Mario “Flaco” Pérez.

El “portero suicida”, capaz de romperse la cara cuando se lanzaba a los pies de los delanteros contrarios, sin guantes y bola de coyunda, y que fuera junto a Carlos y Hernán Alvarado, la tripleta dorada de la portería costarricense en las décadas 50-60, escribió hace dos años un libro, no autobiográfico, sino de consejos para los futbolistas que ocupan la posición que don Mario honró por tantos años, documento que ilumina nuestra biblioteca con la dedicación de su autor.

Rescato el capítulo que “Flaco” Pérez tituló: “El guardameta - defensa y sus funciones”, subdividido en secciones llamadas

“Técnica y táctica aplicada para el guardameta-defensa”.

Fundamentos técnicos

Fundamentos tácticos

Indicaciones físicas y psicológicas

Dice don Mario que “antes de usar las manos y los pies para actuar, el portero debe utilizar su inteligencia para jugar y debe poseer determinación, agresividad, capacidad de mando, estatura, coraje, decisión, rapidez de movimiento y potencia en la acción”.

“El guardameta asume también la función de defensa y debe entonces saber jugar como tal, para controlar y dominar el trabajo en las áreas, cumplir funciones de líbero y hacer uso de ambas piernas para jugar con su compañero mejor colocado”.

“Fundamental el correcto uso de ambos brazos, según las circunstancias y el momento del juego”, y ojo para lo que hoy interesa, cuando llueven balones en el área gestados en bola muerta, dice don Mario: “el uso correcto de los puños supone que los movimientos de rechazo se lleven a cabo con fortaleza, brío y decisión”, en otras palabras y esto lo agregamos nosotros, cuando el portero sale a puñetear, debe hacerlo con todo y sin dudas, llevándose lo que esté por delante, porque él es el amo del área y el único que puede tocar el balón con sus manos.

Seguiremos comentando el libro “Bajo los tres tubos”, del gran arquero “Flaco” Pérez en próximas notas.

[email protected]