Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 24 Mayo, 2018

A Jafet se le extraviaron los guiones de los partidos

El papel aguanta lo que le escriban y de esto no se salvan las Notas de Tano.
Durante el Torneo Clausura y sobre todo en el cierre de la primera fase, antes de entrar a la cuadrangular, al director técnico que le dimos más “pelota” fue a Jafet Soto, del que destacamos su buena lectura de los juegos.


Imposible conocer a lo interno del estratega qué le sucedió, pero la pura verdad fue que el entrenador del Team se bloqueó en la cuadrangular y después de ganar los dos juegos del arranque, entró en picada y encadenó una serie de errores técnicos y tácticos que lanzaron a su querido Herediano de nuevo a la pérdida del título.
Separemos el tema de los arbitrajes, de los que Soto se agarró para tapar las falencias de su equipo. En la final ante el Saprissa la aritmética dictó sentencia y condenó a cadena perpetua a los florenses: cuatro remates directos a marco en dos partidos, dos de ellos de tiro libre.
Aquella famosa y publicitada línea delantera del Team, formada por Yendrick Ruiz, Luis Ángel Landín, Jairo Arrieta, Jonathan Hansen y José Guillermo Ortiz, la desapareció de escena el propio entrenador, porque salvo Ortiz, lesionado, para el último juego ante el Monstruo, todos podían jugar y solo se subió al escenario, Arrieta.
La ausencia de Keyner Brown no pesó, porque los problemas del Herediano fueron ofensivos y no defensivos.
Nos cuesta asimilar la decisión de Jafet de sentar a uno de los pulmones del medio campo, un tractor que rompe barreras, pura sangre y puro empuje: Óscar Esteban Granados. Hizo muchísima falta el guerrero del Team, sobre todo que el novel Allan Cruz fue una decepción en el cierre del torneo.
En la mayoría de las variantes que ordenó el estratega del Team, en las dos derrotas ante la Liga y en la final contra Saprissa, hubo gruesos errores y una pésima lectura de los partidos, precisamente su punto más fuerte en el desarrollo del campeonato.
Poner a Esteban Ramírez de titular en el último partido, luego de tenerlo desaparecido largo tiempo, sonó más a agüizote que a una decisión seria.
Y el capítulo que cerró la serie de desaciertos en el banco florense, se dio tras la expulsión de Heiner Mora en la final y la nula reacción táctica inmediata de don Jafet.
Su falta de reacción para reacomodar a su equipo con un hombre más en la cancha, resultó injustificable y fue en ese instante que el Herediano firmó su defunción.
[email protected]