Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 7 Noviembre, 2008

NOTA DE TANO


Nos equivocamos de cabo a rabo.
Estábamos muy seguros de que Marathón y Saprissa empatarían su partido la noche del miércoles, pero no fue así. Pesó más la ambición del buen equipo catracho; su orgullo criollo y los deseos de revancha de Manuel Keosseian, deseoso de dejar fuera de competencia a Jeaustin Campos, involucrado junto con Hernán Medford en un asunto personal que sacó a Manolo de las tiendas del Saprissa y entonces, el emblemático técnico charrúa, “prefirió” que se clasificara el Cruz Azul, que el Saprissa.
Así de fácil.
Ahora, creo que me equivoqué con lo escrito ayer; presenté mi análisis como si Marathón necesitaba del empate para clasificarse y no era así. Ya estaba clasificado; yo lo sabía de manera que mi planteamiento fue incorrecto.
Sigamos.
El economista Juan Antonio Rodríguez nos envió un comentario sobre la derrota del Saprissa que nos pareció interesante. Veamos.
“El Saprissa ha sido eliminado del torneo de Concacaf y lo que es lo mismo la representación nacional ha quedado relegada de nuevo a un segundo plano.
Hace un par de meses le había escrito sobre el éxito que ha tenido la empresa Saprissa y de nuevo lo vuelvo a recalcar. Si no fuese por esta empresa posiblemente nuestro fútbol, ya no solo el equipo Saprissa, estaría relegado en un puesto aún más bajo del que estamos.
¿Qué sucedió en la “champion” con el equipo?
Bueno, primero le tocó jugar en un grupo muy difícil, no solamente por la presencia de los super profesionales mexicanos sino con un excelente equipo hondureño y como debían clasificar solo dos, pues nos tocó a nosotros la eliminación.
¿Pero dónde estuvo la eliminación?
Por supuesto que en el empate contra del DC United. Con esos dos puntos perdidos hubiésemos clasificado de primeros.
¿Quién fue el culpable?
¿El defensita Robinson que entregó un balón en el borde del área o Porritas que no se lanzó bien?
No, no fueron ellos, fue otro morenito: Rodrigo Kenton.
Para este partido contra United, Saprissa no pudo contar con cinco o seis jugadores porque Kenton se los llevó a hacer un partido fácil a Surinam, equipo al cual le habíamos metido siete goles en Costa Rica.
Hubiese sido suficiente, que se llevara a Centeno o a Celso (no a los dos), a Solís o a Armando (no a los dos) y dejar a Navas en el país. Pero claro, él quería asegurarse su éxito personal a como diera lugar, aun sacrificando el prestigio del fútbol nacional.
En ese partido contra los norteamericanos no nos faltó calidad. Faltó un poco de experiencia que se la hubiesen dado los Centeno y los Alonsos, porque al final del encuentro cuando ganábamos dos por uno había que congelar el partido. Pero esos jugadores estaban en Surinam.
Estoy seguro que con esos pocos cambios, tres a lo sumo, Costa Rica hubiese empatado al menos y Saprissa le hubiese ganado al DC United”.

[email protected]