Enviar
Viernes 9 Mayo, 2008

Normalización en la eficiencia energética


Cuando se comienza a trabajar en la mejora de la eficiencia energética, tomando en cuenta la demanda, primero es fundamental analizar el comportamiento de los hogares que requieren un uso constante de la energía, lo cual impacta fuertemente sobre la demanda global.
Esto fue rápidamente comprendido por los países más desarrollados, que en la década de los años 90 lanzaron programas para promover en los consumidores, la adquisición y uso de aparatos eléctricos más eficientes.
Esta determinación se realiza bajo condiciones de referencia que se establecen en las normas reconocidas para evaluar el desempeño del producto.
Otro común denominador de estos programas es el uso de una etiqueta sobre el producto eléctrico que se exhibe para la venta, por medio de la cual se informa al usuario el consumo, o bien, la eficiencia del producto.
Por otra parte, en el sector fabricante crea incentivos para lanzar al mercado productos cada vez más eficientes. Por ejemplo, en refrigeradores de uso doméstico, se ha podido, en algunos casos, bajar los consumos de energía eléctrica a la mitad con igual capacidad. Asimismo, en algunos casos, estos programas han incluido —con la intervención de alguna autoridad reguladora del gobierno— límites mínimos de eficiencia, o máximos de consumo, por debajo de los cuales no es admitida la comercialización ni importación de tales productos.
La aplicación de todos estos programas en los países más desarrollados ha sido altamente exitosa, lográndose importantes ahorros de energía, postergación de inversiones en generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, y mitigación del efecto de invernadero y de otros impactos ambientales.
Considerando estas tendencias, la Agencia Internacional de Energía, junto con algunas otras organizaciones que tienen como misión promover mecanismos de desarrollo limpio en los países en vías de desarrollo, exhortaron a la realización de dos Talleres Regionales para Latinoamérica y el Caribe sobre Etiquetado Energético para Aparatos Eléctricos de uso Doméstico.
Una de las iniciativas principales que surgieron como conclusión de estos talleres, fue la creación, en el ámbito de la Comisión Panamericana de Normas Técnicas, COPANT, de un Comité Técnico sobre eficiencia energética, conocido como el CT 152.
Dada la importancia de este tema para el país y la iniciativa de promoverlo en la región centroamericana, INTECO como Organismo Nacional de Normalización, ha instalado recientemente el Comité Nacional de Eficiencia Energética INTE/CTN 28, que tendrá la responsabilidad del estudio de las normas para la definición de los valores máximos de consumo, el etiquetado y los métodos de ensayo de la eficiencia energética de las lámparas eléctricas, los congeladores comerciales, las refrigeradoras de uso doméstico, los motores eléctricos trifásicos de inducción, los aires acondicionados, entre otros productos.

Este Comité está conformado de tal forma que los intereses de los fabricantes, consumidores, gobierno, academia, laboratorios se ven representados de forma balanceada, de tal manera que se trabaje integralmente a favor de la eficiencia energética.

Alexandra Rodríguez
Directora de Normalización, sobre el tema de Eficiencia Energética
Cédula 2 420 914