Noel sacude al Caribe
Enviar
Bahamas vigila trayectoria de la tormenta que se desplaza por Cuba
Noel sacude al Caribe

Fenómeno golpeó con fuerza a República Dominicana

Miami
EFE

La tormenta “Noel”, que dejó al menos 30 muertos en República Dominicana y ocho en Haití, sigue su recorrido tierra adentro sobre Cuba donde ha provocado lluvias, mientras una atemorizada Bahamas vigila su paso.
El ojo de la tormenta estaba localizado ayer al cierre de esta edición, cerca de la latitud 21,1 grados norte y longitud 78,1 grados oeste, a unos 40 kilómetros al sur-suroeste de Camagüey (Cuba) y a 440 kilómetros al sur de Nassau (Bahamas), informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.
Ante la presencia de “Noel”, el gobierno de Cuba extendió el aviso de tormenta, paso del sistema en 24 horas, para el oeste y el sur de la isla caribeña, por lo que ahora están bajo alerta las provincias de Sancti Spiritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo.
Siguen bajo “aviso” el centro y el noroeste de Bahamas y es posible que se emita una “vigilancia” de tormenta (paso en 36 horas) para el sureste del estado de Florida (Estados Unidos) el miércoles.
“Noel” tenía vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes, y se esperan pocos cambios en su intensidad durante las próximas 24 horas.
La tormenta se ha estado moviendo a la deriva hacia el oeste-noroeste a seis kilómetros por hora y se pronostica que el ojo de la tormenta gire hacia el noroeste.
El CNH advirtió de marejadas en las áreas bajo aviso y de que arroje fuertes lluvias sobre la Española, el sureste de Cuba y Bahamas.
Los meteorólogos alertaron de que las lluvias pueden producir inundaciones y deslizamientos de tierra que ponen en peligro las vidas humanas.
“Noel” dejó un rastro de muerte y destrucción a su paso por República Dominicana, donde al menos 21 personas murieron y otras 33 están desaparecidas, informaron fuentes oficiales.
Las intensas lluvias e inundaciones causadas por el fenómeno afectaron, además, a centenares de viviendas, colapsaron el servicio eléctrico, paralizaron por horas los vuelos desde y hacia el país e incomunicaron decenas de comunidades en el norte y el sur de la nación caribeña.
Los daños alcanzaron también al 95% de las plantaciones de plátanos, guineos y tomates, así como prácticamente toda la producción de cebolla roja de las provincias de Azua y Peravia (sur), casi listas para su cosecha.
El mayor número de víctimas mortales se produjo en San Cristóbal, provincia situada a 30 kilómetros al oeste de Santo Domingo, donde perecieron 10 personas y entre 18 y 20 están desaparecidas, informó el gobernador de esa región, Orlando Espinosa, a Efe.
Además, unas 3.295 personas han sido evacuadas a consecuencia de las lluvias y 659 viviendas resultaron afectadas, según la Comisión Nacional de Emergencias.
El presidente dominicano, Leonel Fernández, se reunió con todos los organismos de socorro del país y ordenó la asistencia a los miles de desplazados, así como la reconstrucción y reparación de las viviendas afectadas.
El paso de “Noel” pareció sorprender a muchos en el país, incluyendo a las propias autoridades, que no previeron la gran cantidad de lluvias que traería el fenómeno.
Los efectos de “Noel” causaron un gran apagón que paralizó el comercio y la industria nacionales, mientras que el Ministerio de Educación ordenó hoy la suspensión de las clases, medida que se extenderá hasta hoy.
Durante la temporada de huracanes en el Atlántico, que comenzó el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre, se han formado 14 tormentas, incluida “Noel”, y cuatro ciclones, dos de los cuales han alcanzado la categoría 5, la máxima en la escala de intensidad Saffir-Simpson.

Ver comentarios