Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



GLOBAL


Nóbel pone a Gore en la palestra

| Sábado 13 octubre, 2007



Premio alienta peticiones de seguidores para que regrese a política
Nóbel pone a Gore en la palestra

Ex vicepresidente estadounidense recordó que no tiene intenciones de aspirar de nuevo a la presidencia

Washington
EFE

El Premio Nobel de la Paz otorgado el viernes Al Gore, ex vicepresidente de Estados Unidos, realzó su imagen internacional y reavivó en este país las peticiones de sus seguidores para que intente, de nuevo, llegar a la Casa Blanca.
Ya el miércoles pasado, cuando las expectativas de la concesión del Nobel a Gore eran muy intensas, los miembros de la campaña por su candidatura publicaron un anuncio a toda página en el diario The New York Times en el que clamaban por su regreso.
En el anuncio se instaba al ex vicepresidente a que “escuche el clamor de la nación” y se presente como candidato a los comicios presidenciales del próximo año.
El propio Gore, a través de su portavoz, Kalee Kreider, recordó que no tenía planes para aspirar a la Presidencia, aunque agradecía “sincera y profundamente la iniciativa y lo que la gente quiere comunicarle”.
William Galston, un académico del Instituto Brookings, en Washington, que fue asesor de Gore en su campaña presidencial en 2000, reconoció igualmente que “muchos demócratas quieren que él se presente. Pero Gore ha decidido, firmemente, que no se postulará para la Presidencia en esta elección”.
Por ello, Galston dijo a Efe que cree que el Nobel de la Paz concedido el viernes “no cambiará fundamentalmente el panorama político con miras a las elecciones presidenciales de 2008”.
El experto cree que la iniciativa para que Gore retorne a la política electoral no refleja un descontento entre los demócratas hacia los actuales aspirantes presidenciales, aunque reconoce que, ahora, el ex vicepresidente cuenta con una buena imagen.
“Para empezar, muchos demócratas creen que Gore ganó la Presidencia en 2000 y se le privó de ella mediante un proceso injusto”, dijo.
“Muchos demócratas creen que Gore tiene la mejor experiencia, ya que fue un vicepresidente muy activo, y ha adoptado una serie de posiciones valientes que fueron criticadas o motivo de mofa en su momento, pero que han sido reivindicadas por la historia”, agregó.
Monica Friedlander, una gerente de relaciones públicas que inició desde su casa en Berkeley (California) la Campaña por la Candidatura de Gore, opina que el ex vicepresidente “posee la combinación de visión, experiencia, liderazgo, estatura en el mundo y la capacidad para ganar que no tiene ninguno de los otros candidatos”.
A los 59 años y con un estado de salud aparentemente bueno, Gore es un hombre joven que podría esquivar la elección de 2008 para la cual, por ahora, la candidatura presidencial del Partido Demócrata parece encaminarse hacia la senadora de Nueva York y ex primera dama Hillary Rodham Clinton.
Otro analista cercano a Gore, que quiso mantener el anonimato, se refirió a las 136 mil firmas que, según el grupo de Friendlander, respaldaron el anuncio en The New York Times, que costó $65 mil.
Según dijo, “en un país de 300 millones de personas, 136 mil firmas no es mucho. Si hubiese 1,3 millones de firmas, eso sí sería una llamada de atención”.
Gore fue senador por el Estado de Tennessee y luego vicepresidente de Estados Unidos en los dos mandatos del presidente demócrata Bill Clinton.
Su campaña presidencial de 2000 terminó en derrota frente al republicano George W. Bush, en un controvertido proceso de escrutinio decidido por el Tribunal Supremo de Justicia.
Unos dos años después de su derrota electoral, Gore emergió como un portavoz de las preocupaciones por el cambio climático, y en 2007 ganó un Oscar de la Academia de Ciencias y Artes del Cine por su documental “Una verdad inconveniente”, que se ocupa de ese problema.
El director ejecutivo del grupo ambientalista Sierra Club, Carl Pope, felicitó hoy a Gore y al Comité Intergubernamental de Cambio Climático, una entidad de las Naciones Unidas, por el Premio Nobel que reconoce sus esfuerzos y los recompensa con $1,5 millones.
“Gore es, simplemente, el actor indispensable en el drama del encuentro de la humanidad con la posibilidad de destrucción del equilibrio climático en el cual emergió y se desarrolló nuestra civilización”, dijo Pope.
Por su parte, Philip Clapp, presidente del Fondo Ambiental Nacional de Estados Unidos, dijo que “Gore ha hecho más que cualquier otra persona para alertar al mundo que el calentamiento global es un desastre inminente, y por eso el Premio Nobel de la Paz es tan apropiado”.



Voz de alarma

El premio Nobel de la Paz otorgado oy al Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU consagra a esta organización como la máxima autoridad científica en la materia.
"El premio es un tremendo reconocimiento al conocimiento científico y al rol que representa. Significa posicionar la base científica y al IPCC en el lugar que merece", dijo en una rueda de prensa en Ginebra el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Michel Jarraud.
Precisamente, el IPCC fue creado en 1988 a propuesta de la OMM y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para evaluar la información científica disponible sobre el cambio climático, estimar su impacto ambiental y socioeconómico y trazar estrategias para dar respuestas adecuadas a este fenómeno.
Los informes del IPPC se elaboran en base al trabajo de 600 científicos de todo el mundo, quienes recogen datos, los analizan y los comparten y con ellos elaboran conclusiones para sus propias regiones y también para el resto del mundo.
Desde 1988 el IPCC ha publicado tres informes de Evaluación, en 1990, 1995 y 2001, y en menos de un mes la ciudad española de Valencia acogerá el Plenario de la entidad que adoptará el cuarto informe.