Enviar
Miércoles 1 Marzo, 2017

Los choques viales, y no el cáncer u otras enfermedades, son la principal causa de muerte en Costa Rica en personas menores de 45 años

No más ciclistas muertos

Marcela Guerrero
Diputada PAC

La muerte de tres ciclistas por parte de un conductor que se dio a la fuga el domingo 29 de enero pasado, es el último episodio de la disputa por el espacio que se vive en las calles de la Gran Área Metropolitana (GAM) de Costa Rica, resultado de la falta de infraestructura adecuada, del colapso de las redes viales, del deterioro del transporte público y el aumento de las presas, que cada día se cobra más vidas de costarricenses. Es resultado de un paradigma de movilidad obsoleto del siglo XX donde solo se construía obra pública para los carros.
Esto debe acabar. El estudio realizado por el Programa de Investigación en Desarrollo Urbano Sostenible de la UCR, “Costos de los Choques Viales en Costa Rica”, evidencia que la Seguridad Vial en nuestro país no es una prioridad: cada vez es más el peligro en el asfalto y las aceras.
Según el estudio, hoy los choques viales, y no el cáncer u otras enfermedades, son la principal causa de muerte en Costa Rica en personas menores de 45 años, de los cuales el 50% fallece como resultado de colisiones entre distintos tipos de vehículos, y el 36% atropellado. En total, 700 personas promedio pierden la vida cada año en el país en un accidente de tránsito, de las cuales el 80% eran hombres y mujeres entre los 20 y los 30 años de edad.
Además, dicho informe señala que las pérdidas no solo son humanas, sino también económicas: 22.500 años de vida productiva y ¢14.487 millones invertidos por la Caja Costarricense de Seguro Social, para atender a las víctimas de cada choque, es el saldo que deja anualmente esta guerra.
La responsabilidad de que hoy las familias de los ciclistas lloren a sus seres queridos es de todos aquellos que han interpuesto los intereses de grupos económicos, de unos pocos, por encima del bienestar y la seguridad de la población, cuando nuestro deber y nuestra labor como funcionarios públicos es velar y trabajar siempre por el país.
Una crisis en la cual las presas se multiplican, las calles se encuentran en mal estado, aumenta la cantidad de carros pero también las tarifas de los buses, y además se reducen los espacios para que peatones, ciclistas y el transporte público puedan circular de forma segura y rápida.
Proponemos la Ley Marco para la Movilidad Segura y Sostenible de Personas, la cual presentamos en noviembre del año pasado. El proyecto modifica la Pirámide de la Movilidad, con el propósito de dar la prioridad al peatón, al ciclista y al usuario del transporte público.
El proyecto de ley propone la aplicación urgente de la sectorización, para brindarle más espacio al transporte público, así como la reestructuración de las instituciones rectoras de la movilidad urbana en el país, devolverle la rectoría al Ministerio de Obras Públicas y Transporte y cerrar el Consejo de Transporte Público. Acciones concretas para acabar con esta guerra en las calles, hacer nuestras vías seguras, solucionar el colapso de la movilidad y transformar el espacio público y la calidad de vida en Costa Rica.