Enviar
Sábado 13 Julio, 2013

¿Qué hacemos con los gobiernos de los últimos 30 años que no protegen a los niños y los tienen en las calles?


Niños y niñas en descuido

Lo que faltaba en nuestro país, niños y niñas en barrios marginales totalmente descuidados, con aspecto triste, sucios y hasta enfermos. Pero no son solo los niños, hay también adolescentes y jóvenes que están todo el día sin hacer nada, sin estudiar.
Nuestro país que desde el siglo XIX ha tenido una excelente educación y gratuita durante el siglo XX, a estas alturas las autoridades no encuentran la fórmula que permita, a esta población, estar protegida.
Estos recursos que nos han distinguido siempre, ahora no son aprovechados por nuestros gobernantes que sin lugar a duda, están en otras cosas, algunos interesados más en su imagen que el bienestar de la población.
Es lamentable saber que los niños menores están vagando en compañía de los mayores quienes se aprovechan para atacarlos y pervertirlos sexualmente. La irresponsabilidad de los padres de familia es muy grande, aceptando por dinero que sus hijos se perviertan y con ello consumir drogas, algunos hasta para “comer”.
Los niños y las niñas son expuestos al ultraje, con el resultado del embarazo en las niñas y las enfermedades venéreas en los niños. En este momento hay en el país más de 30 niñas, entre ocho y diez años que están embarazadas sin que se haga nada por corregirlo cuando, lo primero es que se envíen a los violadores y los padres responsables a prisión y no dar como solución, la estupidez de practicar aborto atentando contra la vida de las niñas y su producto. La vida es inviolable y es vida desde el mismo momento de la concepción. Para que cometer más asesinatos en este país so pretexto de que el “aborto terapéutico” es por recomendación médica.
Tenemos que cambiar, ser más serios, más responsables, tener más sentimientos, más moral. La verdad es que los últimos gobiernos se la han pasado brincando para allá y para acá, sin solución a la pobreza, ni al estancamiento de la educación.
Esta dejación, junto a las drogas, son grandes responsables del problema que viven niños y jóvenes. Pero qué cinismo, qué fácil y qué irresponsabilidad la de ciertos grupos que quieren jugar con la vida de las personas menores para salvar a esta sociedad descuidada por el gobierno.
Cometer un crimen es inmoral y doloroso, hasta para los mismos asesinos quienes se arrepienten la mayoría de las veces.
¿Qué hacemos con los gobiernos de los últimos 30 años que no protegen a los niños y los tienen en la calles, con hambre y con frío, donde solo son carne para las redes de delincuencia organizada quienes los llegan a usar en toda clase de delitos, como asaltos, robos y hasta para cometer asesinatos?
Estos niños y niñas son el producto de la desintegración familiar, la pobreza y la falta de oportunidades. Por qué no comienzan por ahí estos “defensores” de los niños, preocupándose por la unión y el bienestar de la familia, dándoles educación y principios morales que les enseñen a defenderse y no proponer la solución perversa del crimen solapado.
Reflexionemos, la estructura social se nos ha debilitado, un fracaso sin nombre de todas las instituciones del Estado. Cruenta realidad es la que está viviendo el país y no hay mucho que agregar.
Se hace necesario replantear el rumbo que debemos tener en el futuro inmediato con las generaciones venideras. Costa Rica necesita cambio en el timón.

Eliseo Valverde Monge

Médico