Logo La República

Viernes, 22 de octubre de 2021



FORO DE LECTORES


Murieron cumpliendo con el deber

| Sábado 12 enero, 2013


Miembros de la Fuerza Pública mueren en el cumplimiento de su deber ayudando a quienes minutos antes fueron víctimas del hampa


Murieron cumpliendo con el deber

Fueron héroes, buenas personas, que murieron cumpliendo con el deber habiendo sido capaces de sacrificar sus propias necesidades en beneficio de los demás. Protegiendo y sirviendo llegaron a la muerte hasta convertirse en el símbolo del alma de la vida, siempre llena de retos y de conflictos.
Ellos ahora, permanecen en la mente de las personas; están acompañando a Juan Santamaría, Juan Rafael Mora y al General Cañas. Ya son héroes, como también lo fue el joven Juan Antonio Obando Chan, quien con apenas 15 años, en 1975, ofrendó su vida en La Angostura salvando a quienes se asfixiaban en la profundidad estero.
Obando Chan murió ahogado pero antes, pudo liberar a gran cantidad víctimas de aquel accidente de bus con 70 pasajeros donde encontraron la muerte 50 personas, entre niños y adultos.
Estos dos miembros de la Fuerza Pública mueren en el cumplimiento de su deber ayudando a quienes minutos fueron víctimas del hampa. Unos asesinos cobardes y sin misericordia, lanzan un vehículo contra el retén que está en cumplimiento. Estos hampones no merecen otra cosa más que la cárcel.
Los oficiales de la Fuerza Pública agonizaron en la carretera hasta el último suspiro, pero fueron valientes con heridos de muerte, usaron sus armas hasta controlar la situación sacando de “circulación”, para siempre, a uno de los maleantes.
Los héroes son modelos de conducta, de superación y de sacrificio personal. Magnífico que el Ministerio de Seguridad Pública esté incorporando nuevos elementos a la Fuerza Pública, no para convertirlos en héroes, sino para convertirlos en los esforzados servidores que hoy día tiene ese cuerpo de seguridad donde de cada 100 personas que intentan ingresar a la Academia, solo 14 lo logran.
Sin lugar a duda, se busca excelencia, la conducta, la superación y el sacrificio. Para ingresar a la Fuerza Pública, asegura el Ministro Mario Zamora, cada vez es más selectivo el ingreso de estos hombres y mujeres, tomando en cuenta que estarán al servicio de la patria.
Hoy día, existe la verdadera profesionalización de los cuerpos de seguridad nacional; hay mejores condiciones, mejores equipos en tierra, aire y mar. El problema del hampa es muy serio. Así lo hizo ver el Ministro en un canal de televisión recientemente.
Hay lugares ya dominados donde los delincuentes perdieron la acción pero en algunos sitios del Caribe, donde antes solo hubo una carretera y toda era fácil de vigilar, ahora han proliferado caminos y hasta los trillos que le facilitan al hampón el delito y el escape sin problema.
¿Qué hacer?, tamaña tarea tienen en Seguridad Pública con esta situación. Probablemente, habrá que enviar contingentes de hombres buenos a las montañas. Eso sí, si los envían, que sea con buen armamento. Recordemos que la mafia es organizada, que no ataca con pistolitas de bajo calibre, todo lo contrario, usan ametralladoras, tienen radios de comunicación y se movilizan en buenos transportes. Ahora, con tanta disposición de parte del Ministro de Seguridad que está haciendo muy bien las cosas, se debe hacer lo posible para conseguir beneficios para estos servidores, en especial, mejor salario y buenas pólizas de vida. Al hombre bueno y servicial que es capaz de dar la vida por las demás personas, hay que protegerlo.

José Eliseo Valverde Monge
Médico

 





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.