Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 26 Junio, 2015

Sinceramente
¡Mucha parla y poco brete!


Aún no veo ni oigo una estrategia nacional agresiva para mejorar la competitividad de país. No oigo de mejoras a la productividad ni a la baja de precios al consumidor. Escucho de restringir la competencia y de subir precios.
Una gran discusión sobre el aguacate ha surgido luego de que medidas fitosanitarias, conforme a nuestro sistema legal y a los convenios firmados, se adoptaron por una enfermedad que afecta en México los árboles de aguacate, no así a los frutos. El Consejo Nacional de Producción había presuntamente adquirido la cosecha peruana del tipo Hass y no hay problemas significativos de abastecimiento.


La discusión en consecuencia ha pasado de la presunta plaga, a la protección del productor nacional que cubre —de acuerdo al MAG— solo el 20% de las necesidades nacionales, a la importación peruana, a voces que argumentan que no hay que comprar a México porque el Cartel de los Caballeros Templarios controla la cosecha del aguacate Hass en aquel país. ¡Más claridad!
Parece más que razonable que el consumidor disfrute de libertad y escoja productos al amparo de los tratados de libre comercio. Parece lógico y razonable protegernos de plagas. Parece destructivo usar subterfugios para adoptar medidas proteccionistas. Parece contrario a la credibilidad del Presidente y a la del país decir una cosa que puede no tener sustento técnico ni legal. ¡Seamos veraces siempre!
Ahora se discute algo más serio: la carne de cerdo y la presunta inminente quiebra de los empresarios que crían y producen cerdo en Costa Rica. Se argumenta que una gran cadena internacional de supermercados importa y comprime los precios al productor nacional de la carne de cerdo. Que los productores costarricenses no logran alcanzar los precios internacionales, pero que el beneficio completo del precio bajo al que compra esa cadena multinacional no llega al consumidor. ¿Qué vamos a hacer para ser más eficientes y productivos? ¡El proteccionismo no mejora la competitividad!
Seguridad alimentaria argumentan unos que desean subir los precios a los productores locales para que hagan negocio, aunque el precio suba al consumidor. Libertad de comercio argumentan otros que importan y venden por debajo del precio de los criadores ticos, pero haciendo una gran utilidad. ¿Y los consumidores? Busquemos siempre ser más competitivos.
Los problemas de competencia y los problemas de precios se resuelven con más libertad de comercio, abriendo más el mercado, no con medidas proteccionistas. Acuerdos y manipulaciones de precio entre empresarios son un delito. Si ese es el caso que la autoridad intervenga con rigor.
El Gobierno ha abierto la caja de Pandora del proteccionismo y las furias han escapado. Ahora todos pedirán protección y fin del mercado internacional. Pedirán regulación de precios, que el CNP sea el único importador, o sea volver al pasado.
Más mercado, más libertad, más autoridad y firmeza en el arbitraje de acuerdo de precios. Más foco en el hecho de que el Gobierno de Costa Rica se debe a los 4,8 millones de costarricenses consumidores y que el proteccionismo nos afecta a todos. La solución está en aumentar nuestra productividad.

Emilio R. Bruce
Profesor
[email protected]