Morgan Stanley duda de inflación chilena
El Banco Central ha mencionado la baja inflación como la principal razón para mantener las tasas estables. archivo/la república
Enviar

Es probable que el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile esté utilizando precios de productos desactualizados y subestimando la inflación por hasta 1,5 puntos porcentuales


Morgan Stanley duda de inflación chilena

201304172307470.b.jpg
El Banco Central ha mencionado la baja inflación como la principal razón para mantener las tasas estables. Archivo/La República
La tasa de inflación de Chile cayó hasta su nivel más bajo en América Latina, pese a que la economía crece más de lo que estiman los analistas y los salarios aumentan. Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA y Morgan Stanley están comenzando a plantear si acaso no será demasiado bueno para ser cierto.
Los precios al consumidor aumentaron 1,5% en marzo respecto del mismo período el año anterior, la mitad de la meta fijada por los diseñadores de las políticas, en tanto el costo de la indumentaria, el calzado y la electrónica bajó.

La economía creció 5,7% en el cuarto trimestre, superando las estimaciones por tercera vez en el último año, en tanto los salarios crecieron en su nivel más alto en tres años por sobre la inflación.
Es probable que el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile esté utilizando precios de productos desactualizados y subestimando la inflación por hasta 1,5 puntos porcentuales debido a una mala metodología, según Jorge Selaive, economista principal de BBVA. A 3%, Chile tendría aumentos del costo de vida más altos que todos los demás países andinos salvo Ecuador y Venezuela.
El banco central ha mencionado la baja inflación como principal razón para mantener estables las tasas de interés en 5% desde febrero de 2012.
“No hay que descartar que esto pueda tener consecuencias sobre la política monetaria porque podría cambiar el diagnóstico inflacionario”, dijo Selaive desde Santiago. “Cuando el Instituto Nacional de Estadística modifique su metodología tal vez veamos una inflación más alta”.
La oficina de prensa del instituto de estadísticas no respondió a los correos electrónicos y las llamadas telefónicas que se le hicieron llegar solicitando comentarios sobre la exactitud de sus cifras para la inflación.
La inflación se ha mantenido por debajo del rango de la meta de 2 a 4% desde diciembre, lo cual vuelve menos atractivos los 8,97 billones de pesos ($19.000 millones) en bonos indexados del banco central.
Los bonos chilenos atados a la inflación han rendido 1,2% este año, en comparación con la media de 2,7% de los mercados emergentes.
Una recolección de datos deficiente explicaría por qué las mediciones de la inflación del gobierno no parecen aumentar, según Luis Arcentales, economista de Morgan Stanley en Nueva York.
Un problema en la metodología “explicaría parte de la aparente paradoja del desempleo en mínimos sin precedente, la elevada inflación salarial nominal y al mismo tiempo la inflación por debajo del umbral del 2%”, dijo. “Esto se da en un contexto de una demanda muy fuerte, que el banco central ha señalado como un riesgo”. Arcentales no tenía una estimación de cuál es la inflación real.
Chile no es el único país latinoamericano donde se cuestionan los datos gubernamentales. En Argentina, las estimaciones relativas a la inflación de los economistas privados se ubican por sobre los datos oficiales desde comienzos de 2007.
El Fondo Monetario Internacional exhortó al gobierno a publicar datos más confiables y el 1 de febrero Argentina se convirtió en el primer país censurado por el prestamista con sede en Washington por no dar cifras exactas. 

Bloomberg
 


Ver comentarios