Enviar
Morales señala a Perú y Colombia

Presidente boliviano asegura que estos países andinos buscan excluirle de negociación con UE

La Paz
EFE

El presidente Evo Morales afirmó ayer que Perú y Colombia quieren excluir a Bolivia de la negociación comercial con la Unión Europea (UE), e insistió en defender una “negociación bloque a bloque” con la Comunidad Andina (CAN).
Morales destacó que el Tratado de Libre Comercio (TLC) con la UE que defienden Perú y Colombia “no es ninguna solución para Bolivia ni para la región andina” y supondría “sepultar” a la CAN.
“Pedimos no ser excluidos, lo que están pidiendo Perú y Colombia en el tema de comercio es excluirnos a nosotros. Solo quieren a Bolivia y a Ecuador en temas de diálogo político y en temas de cooperación, pero menos en temas de comercio”, declaró Morales en un encuentro con agencias de prensa internacionales.
El mandatario solicitó también a sus homólogos peruano y colombiano que “no destrocen” la CAN.
Morales, que hoy viajará a Lima para participar en la V Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea (ALC-UE), respondió así al presidente de Perú, Alan García, quien ha anunciado que consultará a sus colegas de Bolivia, Colombia y Ecuador su posición para firmar el TLC con Europa.
El mandatario boliviano recordó que su propuesta es suscribir con Europa un Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).
“Necesitamos comercio, pero comercio justo” que “nos permita resolver problemas de alimentación” e incluso eliminar la emigración de latinoamericanos, aseguró.
En este sentido, advirtió de que Bolivia está dispuesta a abrir su mercado a Europa “en la medida en que aumenten las exportaciones” a la UE, lo que incluye los “productos ecológicos” que se elaboran en su país.
Además de este planteamiento, Morales defenderá en la Cumbre de Lima la protección de los servicios básicos como “un derecho humano y no como un negocio privado” y pidió a Alan García que se sume a las políticas para “atender las demandas de los pueblos”. Morales también criticó la propuesta formulada ayer por Alan García para crear un fondo mundial de reforestación que sea alimentado mediante un impuesto sobre los combustibles fósiles.
“Lo que está proponiendo Perú es algo inaceptable”, aseveró el jefe del Estado boliviano, quien se declaró contrario a “que se patenten la biodiversidad y los recursos”.
Por otra parte, se refirió a la preocupación expresada por el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, sobre el proceso de nacionalización de empresas en Bolivia y dijo que ya ha explicado al dirigente que solo está cumpliendo con su programa electoral.
Recordó que su Gobierno ha esperado dos años para que las empresas puedan traspasar sus acciones al Estado boliviano.
“Siento que no lo hayan entendido”, afirmó Morales, quien, no obstante, garantizó que el debate con las empresas “continuará” para llegar a un entendimiento.
El pasado 1 de mayo, el Gobierno de Bolivia nacionalizó cuatro petroleras, una de ellas con un pacto con la compañía hispano-argentina Repsol YPF, y las otras tres por medio de un decreto que las obliga a transferir sus acciones a YPFB.
Las empresas forzadas a hacer esa transferencia a cambio de un pago fijado por el Estado son Chaco, de Panamerican Energy (British Petroleum); Transredes, de la británica Ahsmore y la anglo-holandesa Shell, y la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLHB), de inversores de Alemania y Perú.
Ese mismo día, el mandatario emitió otro decreto para nacionalizar también la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), participada por la multinacional italiana Telecom.
Ver comentarios