Enviar
Familia del mandatario depuesto quieren que conflicto termine esta semana
Misión de OEA busca salida pacífica a crisis de Honduras
Organismo hemisférico suspendió a Honduras el 4 de julio por no reinstalar a Zelaya

Tegucigalpa
EFE

La misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) inició ayer la búsqueda de una salida diplomática a la crisis política que vive Honduras por el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, cuyos simpatizantes siguen exigiendo en las calles su restitución.
La delegación, que prevé permanecer ayer y hoy en Tegucigalpa, celebró sus primeras reuniones privadas, por separado, con representantes del actual Gobierno de Roberto Micheletti y del defenestrado Zelaya, incluida la esposa de éste, Xiomara Castro.
La familia de Zelaya desea que la crisis política “finalice esta semana”, declaró a los periodistas Castro, que enfatizó que el único arreglo posible “es el Acuerdo de San José”, que auspicia el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, mediador en el conflicto.
La propuesta de Arias establece el regreso condicionado de Zelaya al poder, entre otros 11 puntos, y su aceptación por parte del Gobierno de Micheletti es el objetivo de la delegación de cancilleres, en la que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, es observador.
Sin embargo, la vicecanciller del Gobierno de facto hondureño, Martha Alvarado, reafirmó que el regreso de Zelaya “no es negociable”, lo cual, sostuvo, “no es un capricho arbitrario”, sino “simplemente una situación de legalidad”.
Según el Ejecutivo de Micheletti, no hubo golpe de Estado contra Zelaya, sino que los militares lo derrocaron por mandato judicial por intentar celebrar una consulta, que había sido declarada ilegal, para promover una Asamblea Constituyente, y hubo una “sustitución constitucional” por designación del Parlamento, el 28 de junio.
“Mi esposo no ha violentado la Constitución, él ha sido claro al decir que su período finaliza el 27 de enero de 2010, en ninguna participación dijo que quería la reelección” a través de la Constituyente, como señala el Gobierno de Micheletti, afirmó Castro.
Alvarado reiteró que, en su opinión, la misión de la OEA “agota prácticamente todas las instancias a las que se puede recurrir” para resolver la crisis.
La vicecanciller dijo que, ante eventuales sanciones, el Gobierno de Micheletti espera “contar de manera bilateral” con quienes les “quieren ayudar”, y puntualizó: “El mundo no termina aquí con la OEA”.
El organismo hemisférico suspendió a Honduras el 4 de julio por no reinstalar a Zelaya.
Ver comentarios