Enviar
Ministros alcanzan consenso sobre Banco del Sur

La entidad financiera tendrá su sede en Caracas, Venezuela

Río de Janeiro
EFE

Ministros y viceministros de siete países suramericanos llegaron ayer a un consenso político y aprobaron el “acta fundacional” para constituir el Banco del Sur, una nueva institución ideada para impulsar la integración regional.
El Banco, que tendrá sede en Caracas, deberá quedar completamente diseñada en todos sus detalles técnicos en un plazo máximo de 60 días después de que el acta sea firmada por los presidentes de los primeros siete países miembros, afirmó ayer el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.
“En resumen, logramos elaborar el acta de fundación del Banco del Sur con pleno consenso de los ministros presentes”, dijo.
El organismo apoyará proyectos de inversión, sociales y de infraestructura en América del Sur, inicialmente en sus siete países fundadores: Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela, explicó Mantega durante una rueda de prensa tras una reunión ministerial en Río de Janeiro.
“Dimos un paso importante, ahora tenemos que discutir los estatutos, pero los principios generales, desde el punto de vista de los ministros, los tenemos en el acta de fundación”, dijo el funcionario.
Las discusiones técnicas, cuya novena ronda comenzará mañana también en Río de Janeiro, proseguirán hasta acordar aspectos como capital, dirección del banco, plazo de capitalización y consejo de administración, señaló el ministro.
A pesar de esta falta de definición, los promotores manifestaron su confianza en que ya en 2008 el banco otorgue su primer crédito.
“Logramos superar todos los obstáculos y todas las aristas que habían para el entendimiento. El Banco del Sur está próximo a tornarse una realidad, la idea es un banco que pueda financiar la integración y el desarrollo de nuestros países”, dijo Mantega.
El capital inicial también será decidido posteriormente por los ministros, así como el aporte proporcional de cada país y el plazo de suscripción.
Caracas propone que el capital suscrito no sea inferior a los $7 mil millones, explicó a Efe el ministro de Finanzas de Venezuela, Rodrigo Cabezas.
Fuentes oficiales dijeron que se espera que cada país haga su aporte de acuerdo con su capacidad financiera y desarrollo relativo.
Pero en lo que sería un ejercicio democrático inédito, que diferenciaría el banco de otros organismos de este tipo, todos los socios tendrían equivalente poder de voto y de veto, indicó Cabezas.
El ministro venezolano defendió el carácter político del consenso alcanzado ayer, a pesar de los aspectos pendientes.
“No le quita nada que sea un banco que nace de una decisión y voluntad política en el marco de un esfuerzo que vivimos por la unión latinoamericana”, dijo el ministro venezolano al defender la tesis integracionista de Caracas.
Mantenga estuvo acompañado en la rueda de prensa conjunta por Cabezas, el ministro de Hacienda de Bolivia, Luis Alberto Arce, y el ministro de Economía y Finanzas de Ecuador, Fausto Ortiz de la Cadena.
También participaron el secretario de Finanzas de Argentina, Sergio Chodos, en sustitución del ministro Miguel Gustavo Peirano, quien regresó a media jornada a Buenos Aires por razones de agenda.
El subsecretario de Economía y Finanzas de Uruguay, Mario Bergara y el viceministro de Economía e Integración de Paraguay, Manuel Alarcón, encabezaron las delegaciones de sus respectivos gobiernos.
“El banco tendrá que funcionar con profesionalismo, de modo que la intermediación financiera sea obviamente rentable porque de lo contrario lo estamos condenando a la muerte”, advirtió Cabezas.
“Queremos que se convierta en un pivote financiero de Latinoamérica”, agregó.
Mantega señaló que el banco no va a financiar países que estén fuera de Suramérica, por lo menos en el primer momento.
“Por eso decimos que es un banco suramericano, diseñado para financiar proyectos de los miembros y no operará a fondo perdido”, dijo el ministro brasileño.
El acta fundacional se podría firmar en Caracas el 3 de noviembre si los presidentes de los países miembros aceptan la invitación del mandatario venezolano, Hugo Chávez, y aprueban el documento.
Posteriormente serán invitados a integrarse al nuevo organismo los 12 países miembros de la incipiente Unión de Naciones Suramericana (Unasur), se informó.

Ver comentarios