Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 3 Diciembre, 2014

Adultos que hablan con los educandos sobre diversos temas y son un modelo a emular, pueden fomentar más interés en los estudios


MEP: la brecha en las notas

Utilizando como criterio los resultados de los exámenes de bachillerato administrados por el Ministerio de Educación Pública (MEP), es muy aparente que la calidad de la educación ofrecida en los centros privados de educación secundaria es superior a la de los públicos.
Es más, la brecha entre privado/público en cuanto a la calidad de la enseñanza se ensancha cada año; lo lamentable es que esta diferencia en la educación es un factor de suma importancia en lo que es la creciente división social en el país.
Los estudiantes que se gradúan de los colegios públicos, por la carencia de preparación, enfrentan obstáculos más pronunciados para obtener el éxito en las universidades y en los centros nacionales de trabajo.
Se ha comprobado que los jóvenes que vienen de hogares con capacidad adquisitiva limitada, donde solo hay un adulto, donde no hay libros, periódicos, wi fi, y peor aún un lugar con buena iluminación y poca distracción para usar para estudiar, no tienen la misma posibilidad de lograr éxito que los que sí lo tienen.
Sin duda la presencia en el hogar de adultos que hablan con los educandos, que conversan sobre una diversidad de temas, que presentan un modelo a emular, pueden fomentar más interés en los estudios.
En el libro “The Coming Jobs War” por Jim Clifton, el autor demuestra a través de resultados de estudios en varios países que un colegial que puede proyectar en su imaginación hacia un futuro donde está presente ejerciendo una profesión, viviendo en un hogar propio, y quizás conviviendo con otra persona a quien quiere, tiene más probabilidad de tener éxito que uno que vive a diario sin pensar en su futuro.
Pero aparte de estos factores familiares y de imaginación, hay que preguntar: ¿la calidad de la docencia en los colegios públicos es acorde con lo que esperan los contribuyentes? Culpar a los padres es una salida, y es posible que en muchos casos ellos constituyan un factor de mucha importancia. Pero se oyen muchas quejas sobre profesores de inglés que no dominan ese idioma; en algunos casos su capacidad de comunicación en ese idioma es tan pobre que no podrían aspirar a trabajar como maletero en un hotel que reciba pasajeros internacionales.
También la capacidad de los docentes de matemáticas en muchos casos es tan limitada que no se entiende cómo aprobaron los exámenes del MEP ellos mismos.
En todas las otras disciplinas, excepto “cívica” la calidad de la docencia es bastante cuestionable, e incluso en historia nacional cuidado preguntar: ¿cuál héroe nacional fue fusilado frente a un paredón?
La mejoría en la calidad de la enseñanza secundaria es algo deseado por educandos, padres de familia, patronos, y personas de bien en general.
Hay que preguntar si los sindicatos de los profesores tienen el mismo compromiso. Igual hay que preguntar si las autoridades del MEP estarán luchando para cerrar esta brecha tan nociva para el futuro de Costa Rica.

Carlos Denton

[email protected]