Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 6 Mayo, 2016

 Se gobierna construyendo consensos, nunca estorbándolos. Se gobierna proponiendo los cambios que el país necesita y persuadiendo con liderazgo positivo a los demás tomadores de decisión, de la justicia de las medidas. Un presidente no vence, convence

Sinceramente

¡Mensaje presidencial!

En mi larga vida he podido escuchar muchos distintos mensajes presidenciales del primero de mayo. Recuerdo con emoción contenida los maravillosos informes de don Rodrigo Carazo Odio, con admiración los de don Mario Echandi Jiménez, con esperanza los de don Daniel Oduber Quirós, con gratitud los de don Rafael Ángel Calderón Fournier. Recuerdo maravillado los discursos de don Miguel Ángel Rodríguez Echeverría por su profundidad y claridad de ideas y los de don Óscar Arias Sánchez por lo magistrales que fueron.
Educar es gobernar, gobernar es educar. Se gobierna con el ejemplo, se gobierna con la palabra, se gobierna un país entablando un diálogo fecundo y sincero. Se gobierna construyendo consensos. Se administra un país proponiendo cambios en la dirección en los que el país los necesita y los ciudadanos los anhelan. Hemos tenido maestros en el arte de gobernar y hemos tenido personas de buena voluntad que no lo fueron del todo.


Este pasado día dos de mayo, el señor Presidente de Costa Rica presentó ante la Asamblea Legislativa su informe de la nación. Su expresión de que ya el Poder Ejecutivo había cumplido y que ahora le correspondía al Poder Legislativo cumplir con el país me asombró negativamente. Esa expresión me dio la impresión de ser un capotazo para trasladarle a la Asamblea Legislativa la responsabilidad de su administración, lo que a todas luces resulta incomprensible. Se gobierna construyendo consensos nunca estorbándolos. Se gobierna proponiendo los cambios que el país necesita y persuadiendo con liderazgo positivo a los demás tomadores de decisión, de la justicia de las medidas. Un presidente no vence, convence. Tampoco se quita el tiro de sus responsabilidades.
No ha sido este mensaje el mejor que he escuchado. Tampoco es el peor. Sin perjuicio de ello el país vive una profunda crisis y los líderes deberían crecer para enfrentarla y resolverla. Sus expresiones de que no va a emprender una reforma del estado para reducir el gasto de planilla, para suprimir los desperdicios y los abusos es sin duda una muestra de su fibra, y es sumarse personalmente a un estado de cosas absurdo lejos de combatirlo.
Enumerar las obras planeadas y diseñadas, financiadas y emprendidas por administraciones anteriores lo sitúan en un pedestal no de emprendedor sino de lento continuador. ¿Y qué va a emprender para que otros sigan sus obras? ¿Qué proyectos son su legado?
¡Ineficiente es corrupto afirmó hace dos años! ¿Y no emprender la solución de los problemas centrales como el control del desperdicio, de las duplicidades, de los privilegios en pensiones y desequilibrios en remuneraciones cómo lo llamaríamos?
Hay que elegir bien y mejor. Elegir solo con el sentimiento es perder la razón. Votar sin saber más allá de cara y bandera nos conducirá siempre a la catástrofe. Esta es una lección que nunca deberemos olvidar los costarricenses. Debemos rechazar a los corruptos y a los inútiles. Debemos elegir siempre a los mejores. Así como los corruptos nos han hecho gran daño, los inútiles destruyen la economía, la institucionalidad y dan con la democracia por el suelo.


Emilio R. Bruce
Profesor
[email protected]