Logo La República

Lunes, 10 de agosto de 2020



COLUMNISTAS


Mejorando el servicio de migración para costarricenses

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 15 enero, 2020


Si usted ha pasado por la Migración en el Santamaría u otro puerto internacional en el último año se ha dado cuenta, como costarricense, que le pasan su pasaporte por la computadora y después le hacen dos preguntas; “¿Dónde vive?” y “¿cuál es su ocupación?” Con cuidado escriben sus respuestas en el espacio que se exhibe en el formulario que aparece en su pantalla. Luego le sellan el pasaporte. Con un inspector o inspectora eficiente todo el proceso puede durar de 1 minuto y medio a dos minutos.

Ahora que hay tantos problemas con atrasos para turistas y nacionales, ¿no es hora de cuestionar y cambiar algo de este procedimiento para ahorrar tiempo y agilizar los trámites? El inspector de Migración está presente en el caso de extranjeros para determinar si son elegibles para entrar al territorio nacional. Con los costarricenses su único papel es el de confirmar que son nacionales; la Constitución establece que tienen derecho absoluto e irrevocable de entrar.

Entonces, ¿por qué preguntan la ocupación de los costarricenses? ¿Afecta su elegibilidad de ser admitidos? ¡Absolutamente no! ¿Es obligación del ciudadano informar a donde vive? ¡Tampoco! Puede dar cualquier respuesta a ambas preguntas y el inspector lo tiene que anotar y no puede cuestionar. Puede una señora de 60 años contestar “vaquera” de ocupación y que reside en Sabana Norte.

¿Por qué tienen que sellar el pasaporte demostrando que entró? Como me dijo un expresidente en una ocasión; “el costarricense puede entrar solo con la cédula. ¿Qué? ¿Le van a sellar la cédula?”

El tiempo para admitir un ciudadano debería ser el que toma pasar el pasaporte por la computadora, constatando que es nacional, y “pase adelante.” En vez de 1 minuto y medio a dos minutos no debería tomar todo el proceso más de 30 segundos.

Si en el período 12 de medio día a 8 de la noche pasaran 1000 ciudadanos y cada uno durara 2 minutos en la Migración, se ocuparían cuatro inspectores para atender a los costarricenses. Si se redujera a 30 segundos el tiempo de atención se necesitaría un inspector para los mil nacionales. Los otros tres pudieran abocarse a dar atención a los extranjeros que entran, en muchos casos turistas que se necesitan para revitalizar a la economía. Las filas para visitantes se achicarían y les daría una sensación de ser bienvenidos a uno de los países más bonitos en el mundo.

En una ocasión pregunté al inspector que me atendió “¿por qué pide mi ocupación?” Me informó que no sabía, pero como el formulario en la pantalla de su computadora lo pedía él estaba obligado a cumplir. Cualquier viajero frecuente sabe que la costumbre innecesaria de sellar los pasaportes implica que cada dos o tres años hay que pedir otro. Se llenan estos libritos de sellos del propio país del nacional.

¡Por favor! No es posible hacer nada cuando “el sistema colapsa”, pero cuando está funcionando favor de desistir de estar pidiendo información innecesaria y llenando el pasaporte con sellos.


NOTAS ANTERIORES


Urge equidad en acceso a Internet

Lunes 10 agosto, 2020

El peor de los efectos negativos que a mediano y largo plazo nos puede dejar COVID-19 es menor educación para nuestros niños y

La democracia de La Calle

Viernes 07 agosto, 2020

El sector empresarial, especialmente los dueños de restaurantes y bares, unidos a algunos comerciantes, han recurrido a “la democracia de la calle” como acto de

Los emperadores de la economía digital

Viernes 07 agosto, 2020

La audiencia de la semana pasada en el Congreso de los Estados Unidos surge en un contexto en donde el 77% de los estadounidenses considera que los gigantes

Manejo de crisis y respeto a la legalidad

Viernes 07 agosto, 2020

La Constitución Política de 1949 y las leyes de la república proveen el marco dentro del cual los gobernantes están obligados a atender los asuntos de estado







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.