Enviar
McCain venció al cáncer

Candidato presidencial republicano cumplirá 72 años en agosto y de ganar las elecciones se convertiría en el presidente más viejo a su llegada a la Casa Blanca

Washington
EFE

El senador John McCain, superviviente de tres episodios de cáncer de piel, no padece ninguna enfermedad maligna, aunque sí tiene achaques típicos de la edad como artritis y algo de colesterol, según su historial médico divulgado el viernes.
“El senador tiene una salud excelente y disfruta de niveles extraordinarios de energía”, dijo el viernes en una rueda de prensa John Eckstein, internista de la Clínica Mayo de Arizona que trata a John McCain.
Eckstein aseguró que no existe “ningún motivo médico” para que el aspirante a la Casa Blanca no pueda cumplir con todas las obligaciones que requiere el cargo de presidente de Estados Unidos.
Los detalles sobre la salud del candidato presidencial republicano aparecen en un informe de 1.173 páginas que contie
ne información sobre los exámenes médicos de McCain durante los últimos ocho años.
El senador republicano por Arizona cumplirá 72 años en agosto y de ganar las elecciones el próximo 4 de noviembre se convertiría en el presidente más viejo a su llegada a la Casa Blanca.
Sus tres episodios de melanoma, la forma más agresiva de cáncer de piel, y los más de cinco años, tres de ellos incomunicado, que pasó en un campo de prisioneros de guerra de Vietnam en donde fue torturado e incluso intentó suicidarse han hecho temer por su salud.
El informe publicado el viernes busca aplacar esos temores y demostrar que goza de la salud suficiente para asumir la presidencia de Estados Unidos.
Según el informe de la Clínica Mayo en Arizona, McCain tiene un corazón fuerte, un peso saludable y una presión sanguínea media.
El senador, que se practicó su último chequeo médico el pasado 12 de mayo, toma medicamentos para mantener bajos sus niveles de colesterol, ya que sus niveles son buenos pero no óptimos.
No obstante, el peligro de que el cáncer se reproduzca sigue latente, lo que le obliga a efectuarse revisiones dermatológicas cada ciertos meses.
Suzanne Connolly, su dermatóloga, insistió el viernes, de todos modos, en que el periodo de mayor riesgo de una reaparición del cáncer de piel tiene lugar durante los primeros años de la enfermedad.
De las tres veces que ha sido operado del cáncer de piel (en 1993, 2000 y 2002), la más delicada fue la del año 2000, cuando se le detectó un melanoma invasivo de una profundidad de 2,2 milímetros, aunque fue encontrado a tiempo, antes de que pudiera extenderse.
Los doctores dest
acaron que, al haber pasado ya ocho años de que se le detectara el melanoma invasivo, las posibilidades de que se repita han disminuido.
Aún así, recientemente se le han detectado lesiones precancerígenas, como en febrero pasado, cuando le extirparon un carcinoma en la piel, y en marzo, cuando se le extrajeron pólipos en un examen rutinario del colon.
Los médicos que tratan al candidato presidencial creen que dado el tono de piel de McCain y las quemaduras que sufrió durante sus años en un campo vietnamita tiene entre un 5% y un 8% posibilidades de desarrollar otro melanoma.
El equipo que lo trata cree que los chequeos regulares permitirán detectar cualquier nuevo melanoma con el tiempo suficiente como para tratarlo con éxito.
El informe medico confirma, además, que tiene una artritis degenerativa debido a las heridas de guerra, que podría obligarle a pasar por el quirófano en el futuro para implantarle una prótesis.
Las encuestas llevadas a cabo al comienzo del proceso de elecciones primarias en enero señalaban que un gran número de votantes consideraba la edad de McCain un problema.
Pero esa preocupación parece haberse atenuado. Así, un 70% de los votantes consultados en un sondeo conjunto de la cadena de televisión ABC y el diario The Washington Post efectuado en abril dijo que la edad del senador no sería un factor que afectara su decisión en las elecciones presidenciales.
Eckstein, su internista, recordó el viernes que McCain recorrió el Cañón del Colorado en 2006 y practica caminatas al aire libre siempre que su apretada agenda se lo permite.
Además, McCain pone siempre que puede el ejemplo de su incombustible madre Roberta McCain, que a los 96 años sigue siendo una mujer de armas tomar.
Ver comentarios