Enviar
Maestro de la música y la palabra

Lorin Hollander llevó a la audiencia por un viaje a través de la música y la historia

Melissa Arce
marce@larepublica.net

Genio del piano y del verbo, el maestro Lorin Hollander exploró las razones por las cuales la música debe existir y formar parte fundamental de la educación de todo niño, como una herramienta que puede mejorar todas las modalidades de cognición y estímulo de la creatividad y la imaginación.
En la conferencia que impartió el pasado martes en el Teatro Nacional, bajo el nombre La música, el cerebro y la conciencia humana: una educación creativa y visionaria para nuestros niños, Hollander destacó que la música puede ser la fuerza que genera la paz con la naturaleza y nos ayuda a vivir en armonía con ella.
En una velada en la que el maestro intercaló la charla magistral con la interpretación de obras de Bach, Brahms y la Canción antigua irlandesa de autor desconocido, Hollander profundizó sobre el concepto de la música y su comprensión desde tiempos antiguos. “La música es el arte y ciencia de la vibración, da forma a la naturaleza, a las galaxias”, sostuvo.
Esa esencia de la creación con rasgos musicales la vinculó con la obra de Bach. Para Hollander la obra de este autor fue perfecta, de absoluta belleza y símbolo del amor divino.
Para Bach la música venía como si la pudiese escuchar, y en sus composiciones hay una gran exactitud entre las secciones con las relaciones matemáticas que se pueden extraer de la cruz cristiana.
“Estas son las proporciones que encontramos en la naturaleza, toda ella está hecha por vibraciones, esa es la música”, afirmó el pianista, conferencista y docente.
Todo sistema tiene en su nivel máximo de conocimiento este misterio, todo sigue estas proporciones, las formas en las que crece el zacate, un pino o se forma un caracol cumplen con la estructura de Fibonacci.
“La música es, siempre fue, lo fundamental, ayuda para descubrir los misterios de la formación de la vida”, agregó.
Debido a esta relación entre la música, la naturaleza y la esencia del ser humano, Hollander dijo sentirse emocionado por un país como Costa Rica, que ha identificado como lo más importante sus zonas naturales, protegidas en un 25% del territorio, y la gente amable que quiere vivir en armonía con la naturaleza.
Ante los desafíos actuales, el mundo necesita personas dotadas y creativas que den soluciones. “El problema es que estamos olvidando ser personas creativas y el desarrollo educativo está en función de las calificaciones y no de la creatividad”, afirmó.
“La música toca el alma humana, faculta la creatividad y sobre todo la creatividad visionaria, ayuda a saber qué es lo que se requiere para evolucionar”, argumentó.
Se debe permitir a los niños y jóvenes estudiar música, que les puede servir para todas las áreas de la vida, no hablamos de músicos profesionales, sino de mejores personas; la música se conoce por sus capacidades de limitar y prevenir disfunciones infantiles como la drogadicción, la violencia, entre otros, citó.
El maestro Hollander dará un concierto de gala este viernes a las 8 p.m. en el Teatro Nacional, tras dos semanas de impartir charlas y talleres en el país en el lanzamiento de la campaña para reunir fondos para el Sistema Nacional de Educación Musical. El consagrado músico visita el país por una invitación del Ministerio de Cultura y la Alianza para una Nueva Humanidad.
Ver comentarios