Maduro y Capriles se acusan por muertes
Tras la violencia desatada ayer, el gobierno venezolano acuarteló a la policiía y prohibió aportar armas. AFP/La República
Enviar

Maduro y Capriles se acusan por muertes

En un creciente ambiente de tensión en Venezuela, el presidente electo, Nicolás Maduro, y el líder opositor Henrique Capriles se enzarzaron ayer en un cruce de acusaciones por los siete muertos y los alrededor de 60 heridos que dejaron las protestas promovidas el lunes por la oposición.
La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, informó ayer de que siete personas murieron y otras 61 resultaron heridas en incidentes derivados de las protestas convocadas por la oposición tras la proclamación de Nicolás Maduro como presidente electo del país.
"Usted señor amarillo (Capriles) se ha portado fuera del marco de la Constitución y la ley y tiene que responder ante la Constitución ante la historia y ante la ley, porque usted es responsable de los muertos que estamos velando", dijo Maduro durante un acto oficial.
"Usted es responsable de los muertos que  estamos velando, se lo digo yo, presidente de la República y usted tiene que responder por todo lo que hizo", agregó.
Para Capriles, sin embargo, fue el Gobierno de Maduro, al que califica de "ilegítimo", el que ordenó los hechos de violencia para evitar un recuento de votos, condición que él solicitó para aceptar los resultados de los comicios.
"El ilegítimo y su Gobierno ordenó que exista violencia para evitar el conteo de los votos! Ellos son los responsables!", escribió ayer el líder opositor en su cuenta en la red social Twitter.
Capriles dijo que sus seguidores deben amar la paz y les reclamó que no se salgan de ese camino.
El lunes el líder opositor convocó a un gran cacerolazo en protesta por la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de proclamar ganador a Maduro sin haber hecho un recuento de los votos de las elecciones del domingo, en las que el oficialista ganó estrechamente con 7.575.506 votos (50,78 %), 1,83 puntos porcentuales más que Capriles, que logró 7.302.641 (48,95 %).
Pese al llamado a movilizaciones "en paz" que hizo Capriles, durante la jornada del lunes jóvenes opositores se encararon con guardias antidisturbios en el este de Caracas y también hubo quemas de vehículos y, según el Gobierno, de sedes del partido de Gobierno en varias partes del país.
Maduro acusó ayer a la oposición de haber vuelto a abril del 2002, cuando un golpe de Estado depuso a Chávez durante casi 48 horas, y anunció que no va a permitir la marcha opositora prevista para hoy en el centro de Caracas acusando a la oposición de querer "llenar de muerte y de sangre" la capital.
La fiscal general señaló que hasta el momento hay 135 personas detenidas que van a ser presentadas ante la justicia mañana y afirmó que "estos hechos podían constituir los delitos de instigación al odio y desobediencia de las leyes.

Caracas/EFE

 

Ver comentarios