Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



GLOBAL


Lula destaca momento auspicioso de Brasil con histórica emisión

Redacción La República [email protected] | Sábado 25 septiembre, 2010



Lula destaca momento auspicioso de Brasil con histórica emisión

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, destacó el viernes el momento “auspicioso” de la economía nacional en medio de la crisis global al oficializar un lanzamiento de acciones de la petrolera Petrobras que fue el más alto hecho en los mercados mundiales.
Eufórico y vestido con la chaqueta naranja de los trabajadores de Petrobras, Lula destacó que la emisión de acciones de Petrobras por valor de $66.900 millones fue la mayor del mundo.
La cifra superó la emisión de acciones que la telefónica japonesa NTT hizo en 1987 por $36.800 millones y la realizada por el Royal Bank of Scotland (RBS) en 2008 por $30.200 millones.
“Nunca antes en la historia de la humanidad tuvimos un proceso de capitalización de la envergadura que nuestra Petrobras está haciendo aquí hoy”, se jactó el mandatario en el discurso que pronunció durante el acto en la bolsa de Sao Paulo, donde las acciones empezarán a negociarse el próximo lunes.
“No fue en Fráncfort ni en Londres ni en Nueva York. Fue en Sao Paulo, aquí en la Bovespa (Bolsa de Sao Paulo), que consagramos el mayor proceso de capitalización de la historia del capitalismo mundial”, agregó Lula, a quien le correspondió el honor de tocar la campanilla con la que se abrió la sesión el viernes en la plaza paulista.
Petrobras emitió 2.174 millones de acciones ordinarias y 1.585 millones de acciones preferenciales en las plazas de Sao Paulo y Nueva York, con lo que elevó su valor de mercado a cerca de $220 mil millones, el segundo más alto de América por detrás del de la petrolera estadounidense Exxon ($290 mil millones), según dijo el ministro de Hacienda, Guido Mantega.
El valor de la emisión puede aumentar hasta unos $70 mil millones si la empresa vende el lote suplementario de acciones que había reservado.
En una referencia a las privatizaciones promovidas por sus antecesores, Lula afirmó que, a diferencia del pasado, no acudió a la bolsa para “debilitar el Estado o alienar el patrimonio público”.
Poco antes, Mantega había admitido que la capitalización le permitió al Estado elevar del 40 al 48% su participación en el capital total de Petrobras.
Petrobras es una empresa controlada por el Estado, que posee más del 50% de las acciones con derecho a voto, pero no negocia acciones en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York, Madrid y Buenos Aires.
Mantega aclaró que, de los $66.900 millones de la emisión, el Estado había aportado cerca de 43 mil millones para mantener su condición de accionista mayoritario y aumentar su participación.
Pero el Estado no desembolsó ese dinero porque suscribió la capitalización mediante la cesión a Petrobras del derecho a explotar yacimientos aún no licitados con reservas por 5 mil millones de barriles a un precio promedio de $8,51 el barril.
Los accionistas minoritarios tendrán que pagar cerca de $24 mil millones por los títulos emitidos, que son los recursos que Petrobras utilizará para financiar su ambicioso plan de inversiones hasta 2014, por $224 mil millones.
Los nuevos recursos serán invertidos principalmente en el llamado pre sal, las gigantescas reservas que Petrobras descubrió en aguas muy profundas del océano Atlántico, por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor y que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo.
“Nunca habíamos asistido a una convergencia feliz como esta, con una economía con la base industrial que tenemos y una reserva estratégica de recursos con la dimensión del pre sal”, dijo Lula.
Según el presidente, el crudo del pre sal “nos permite ampliar la cantera de obras del presente y fortalecer las bases del futuro”.
“No es casualidad que la palabra Brasil se presenta hoy a los ojos y oídos del mundo como sinónimo de la frontera más prometedora del desarrollo en el siglo XXI”, agregó al citar la alta inversión productiva, la fuerte expansión de la economía, las obras de infraestructura en todo el país, la solidez monetaria y fiscal, y el crecimiento del empleo, el crédito y la demanda.
El presidente agregó que usará la capitalización para aumentar la competitividad de la economía brasileña y garantizar un largo ciclo de desarrollo capaz de erradicar definitivamente la pobreza.

Sao Paulo
EFE