Enviar
Mandatarios de Francia y Brasil firmaron acuerdos militares y políticos

Lula y Sarkozy refuerzan alianza

Presidentes buscarán salvar las negociaciones de la Ronda de Doha

Río de Janeiro
EFE

Los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Francia, Nicolas Sarkozy, reforzaron ayer la alianza estratégica entre ambos países con la firma de diez acuerdos, principalmente militares, y posiciones comunes para combatir la crisis financiera y salvar la Ronda de Doha.
Los acuerdos de transferencia de tecnología militar le permitirán a Brasil construir cinco submarinos (uno de ellos con propulsión nuclear), 50 helicópteros, un astillero militar y una base naval con tecnología francesa.
Los tratados fueron firmados en Río de Janeiro durante la visita oficial a Brasil realizada ayer por Sarkozy, que ayer, en su condición de presidente semestral de la Unión Europea, participó en esta ciudad con Lula de la II Cumbre Brasil-UE.
“Hemos establecido una asociación para hablar con la misma voz en los foros internacionales, en los que defenderemos una reestructuración del sistema financiero, combatiremos el proteccionismo e impulsaremos las negociaciones de la Ronda de Doha”, dijo Sarkozy en una rueda de prensa.
“Nos asociamos para participar juntos en los debates de los grandes temas de la agenda internacional y comprometidos con un orden internacional más justo”, agregó, por su parte, Lula.
Los dos presidentes también suscribieron un Plan de Acción que orientará la relación entre los dos países en los próximos años y que prevé, además de un diálogo político continuo, cooperación económica y comercial, militar, espacial, nuclear, medioambiental y educativa.
Sarkozy anunció que Francia y Brasil presentarán en la próxima Cumbre del G-20, prevista para el 2 de abril en Londres, propuestas conjuntas para reestructurar el sistema financiero internacional, definir un nuevo papel para el Fondo Monetario Internacional (FMI) e impulsar las negociaciones de la Ronda de Doha.
Tras la reunión del G-20 de Washington en noviembre pasado, “Brasil y Francia seguirán actuando conjuntamente con vistas a la refundación del sistema financiero internacional para evitar nuevas distorsiones y recolocarlo al servicio de la financiación de la economía y del desarrollo”, según el Plan de Acción suscrito.
El presidente francés también defendió un mayor protagonismo internacional de Brasil en los foros internacionales.
Sarkozy respaldó que Brasil sea incluido en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente y aseguró que continuará luchando por una reestructuración del G-8 (los países más ricos del mundo) que dé espacio a países como Brasil, China e India.
Según el Plan de Acción, ambas naciones reafirman su “voluntad de ampliar el Consejo de Seguridad de la ONU y el G-8 con el ingreso de nuevos miembros” y Francia apoya la candidatura brasileña a las dos instituciones.
“Queremos que el G-8 sea convertido verdaderamente en un G-14. No podemos tratar los asuntos más importantes del mundo sin países como Brasil o China o sin un país árabe”, afirmó.
El Plan de Acción prevé que “Brasil y Francia serán socios privilegiados en el área de defensa y desarrollarán una cooperación militar a largo plazo basada en asociaciones industriales y transferencia de tecnología”.
“Si Francia acepta transferir la tecnología militar es porque somos conscientes de que Brasil tiene un gran potencial para promover la paz y la seguridad, así como tiene un gran potencial económico y político”, señaló por su parte Sarkozy.
Según Lula, Brasil optó por la firma de los acuerdos militares con Francia debido a que el país europeo “no sólo ofreció los equipos en venta sino que también se comprometió a construirlos en el país y a transferir la tecnología”.
El presidente brasileño explicó que espera que la asociación con Francia países tenga resultados concretos antes del 7 de septiembre próximo, cuando Sarkozy regresará al país como invitado especial para las conmemoraciones del día de la independencia nacional.
Agregó que el aumento de las relaciones ya permitió que la inversión francesa en Brasil creciera un 62 por ciento en 2007 y que el flujo comercial llegara el año pasado hasta $7 mil millones.
“Francia se convirtió en un mercado prioritarios para nuestras exportaciones, que queremos diversificar para que sean de productos de mayor valor agregado”, comentó.
Ver comentarios