Lluvias mantienen al istmo en alerta
Enviar
Lluvias mantienen al istmo en alerta

Confirman más de 2.500 evacuados en El Salvador

San Salvador
EFE

Las lluvias que caen en El Salvador desde el pasado fin de semana han causado la evacuación de unas 2.550 personas, mientras el gobierno comenzó el envío de comida y otros productos de primera necesidad para los afectados.
Juan Miguel Bolaños, ministro de Gobernación (Interior), dijo ayer en una rueda de prensa que continuará en vigor el estado de alerta amarilla y que el gobierno continuará vigilando las zonas vulnerables y el comportamiento del fenómeno que esta causando las precipitaciones.
“La mayoría del territorio está en su nivel máximo de saturación”, subrayó el funcionario en referencia al peligro de que se registren deslizamientos de tierra o más desbordamientos de ríos pequeños.
El funcionario indicó que desde el domingo hasta esta mañana se contabiliza un total de 2.550 evacuados que se mantienen en 25 albergues.
Explicó que los refugios han sido instalados en el departamento oriental de Usulután, los centrales de La Paz, San Vicente y San Salvador, así como en Ahuachapán, oeste del país.
Agregó que el gobierno, junto al Programa Mundial de Alimentos (PMA), repartieron ayer en los refugios unas 10 toneladas de alimentos y otros materiales de primera necesidad.
El funcionario dijo que, de momento, no se han reportado viviendas dañadas y que “las cuencas de los grandes ríos están en niveles aceptables” por lo que no hay una “amenaza inminente” de desbordamientos en las próximas horas.
Sin embargo, diversas quebradas y riachuelos han anegado casas y campos de cultivos en diferentes zonas del país, según han indicado medios locales.
Bolaños dijo que para se esperan lluvias dispersas provocadas por una “circulación ciclónica ubicada en el costa Atlántica de Costa Rica” y que “dada la saturación que tenemos de los suelos podría complicarnos la situación sobre todo en la zona costera del país”.
Mientras tanto las autoridades de Protección Civil evacuaron a unas 400 personas en las últimas horas de comunidades inundadas por las fuertes lluvias, y mantienen una “alerta naranja” en nueve departamentos de Guatemala.
Fuentes de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), informaron ayer que durante el pasado fin de semana se desbordaron varios ríos en la costa sur y en el oeste del país por la intensidad de las lluvias, que aún no han causado víctimas mortales.
Según el Instituto Nacional de Meteorología (Insivumeh), las lluvias, que son ocasionadas por un sistema de baja presión, permanecerán en Guatemala por lo menos otras 24 horas más.
Las evacuaciones se registraron en los departamentos de Escuintla (sur), Jutiapa y Santa Rosa (sureste), por las inundaciones que provocaron el desbordamiento de varios ríos.

Ver comentarios