Enviar
Liberación cambiaria a ritmo de Cafta

Resultado de referéndum podría dar una señal al Banco Central para moverse a un régimen más flexible

Rodrigo Díaz
[email protected]  

La liberación del tipo de cambio del dólar con respecto al colón es un tema que definitivamente el Banco Central tendrá que analizar, pero no lo hará antes de que se defina el futuro del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta, por sus siglas en inglés).
Aunque se trata de un tema más político que meramente técnico, el resultado de la consulta podría indicarle al banco el rumbo que tomaría la economía en los próximos años.
Un eventual triunfo del sí, podría definir que se mantengan las actuales condiciones macroeconómicas, incluida la masiva llegada de dólares del exterior, con lo que aumentaría la presión para que el Central baje el piso de la banda inferior, y se dé una eventual “apreciación” del colón.
Una victoria del no, en tanto, se volvería una incógnita que en estos momentos nadie ha respondido satisfactoriamente.
¿Dejarán de venir los dólares por inversión extranjera? Especialistas inmobiliarios e incluso grandes inversores sostienen que seguirán invirtiendo en bienes raíces porque el país ofrece un atractivo (variedad de paisajes, precios asequibles, seguridad social) que poco o nada tiene que ver con lo que suceda el próximo 7 de octubre, al menos en el corto plazo.
El asunto es que si las divisas siguen llegando y el Banco Central sigue anclado al piso de la banda (establecido actualmente en ¢519,16), dicha entidad seguirá acumulando reservas debido a que debe salir al mercado a comprar dólares para defender ese piso.
La acumulación de estas reservas puede traer mayores costos al banco por cuanto las tasas que recibe por sus depósitos en el extranjero todavía siguen siendo mucho menores que lo que debe pagar al mercado para captar colones generados precisamente por la entrada de los capitales extranjeros.
Algunos afirman que esta situación incide en que el Central no pueda contener la inflación a los niveles que desea, por lo que ya es hora de que se plantee incursionar en esquemas más flexibles como flotación administrada.
No obstante, una decisión de este tipo va más allá de si siguen entrando más dólares o no.
“Una apreciación del colón puede recomendarla el libro de texto, pero no la práctica. El Central tiene que tener cuidado por lo que una apreciación pueda tener sobre el sector exportador y externo”, sostuvo José Luis Arce, analista de Consultores Económicos y Financieros.
La entidad rectora de la economía aún acumula pérdidas, mientras que la bonanza fiscal no está consolidada. Puede ser cierto que el actual sistema cambiario afecte la inflación, pero no hay garantía de que flotando la moneda no vengan otras variables que incluso empeoren la situación.
Otros países, como Chile mantuvieron esquemas de bandas por nueve años, a pesar de que se experimentaron tremendas presiones de apreciación, ante el temor de que estas no fueran permanentes.
Y en los próximos años podría darse el fenómeno de que no sigan entrando tantos capitales como hasta ahora, debido al alza en las tasas internacionales de interés, con lo que se acabó el boom del dinero barato de años anteriores.
Además, en términos generales el Central compra cada vez menos dólares, lo que podría reflejar una mayor equiparación del colón con relación a la moneda norteamericana.
“Cada vez el colón se va a apreciar menos porque está perdiendo valor, ya que la inflación sigue siendo más alta que en el ámbito internacional”, sostuvo el economista Jorge Guardia.
El analista comentó que si se aprobara el Cafta, las condiciones económicas a futuro serían muy similares a las actuales, con una economía que no presenta grandes sobresaltos, con lo que podría ir “soltando” las bandas.
No hay un tiempo claro ni una receta para definir cuándo es el momento ideal para buscar un mecanismo de flotación más flexible, o por lo menos, de que se baje el piso de la banda.
“Lo que sí se recomienda es que no sea muy a menudo. En Colombia, por ejemplo, hubo ocasiones en que el tipo de cambio quedó pegado a una de las bandas por más de un año, antes de que el banco central hiciera un cambio”, explicó el economista Luis Mesalles.

Ver comentarios