Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 12 Octubre, 2015

Para probar que don Leopoldo está bien condenado lo que se requiere es comprobar que se siguió un debido proceso

Disyuntivas

Leopoldo López, mártir de la democracia

El 29 de setiembre aquí en La República, el Sr. Alejandro Madrigal afirma que Leopoldo López es un mártir imaginario y que para algunos, como no nos gusta el gobierno de (el Presidente) Maduro entonces eso es criterio para que nos parezca injusto el encarcelamiento de (el Sr.) López… ignoramos el hecho de que (el Sr.) López no es un opositor limpio… hay quienes afirman que cometió delitos comprobados anteriores a esta condena…
Ninguna de sus afirmaciones justifican el encarcelamiento de don Leopoldo López, y menos la condena a casi 14 años de cárcel.
Don Leopoldo se entregó voluntariamente al gobierno de Venezuela, incluso después de que el Presidente del Congreso de ese país le aconsejó que buscase asilo. A pesar de eso sufrió 19 meses de cruel prisión preventiva en una cárcel militar, muchos de ellos en aislamiento. Es por eso que protestamos.
No es porque no nos guste un gobierno que es condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violar el derecho a la libre expresión, que protestamos la condena de casi 14 años de prisión al Sr. López.
Nada tienen que ver con la justicia o la injusticia del trato dado a don Leopoldo que haya quienes afirman que él cometió delitos o que don Alejandro aduzca que tiene conexión con la CIA.
Para probar que don Leopoldo está bien condenado lo que se requiere es comprobar que se siguió un debido proceso. Que se le comprobó al condenado haber realizado hechos que de previo están establecidos como delitos. Que la prueba fue adecuadamente valorada. Que se le permitió al acusado presentar sus descargos y realizar adecuadamente su defensa. Que le juzgó un juez natural. Que las leyes penales procesales y sustantivas fueron bien aplicadas. Que sus derechos constitucionales fueron respetados.
Nada de esto argumenta don Alejandro.
Quienes reclamamos este proceso contra don Leopoldo López señalamos que el Poder Judicial perdió su independencia desde 2004 cuando el entonces presidente Chávez intervino y controló la Corte de Justicia de ese país, y que en este caso —como en tantos otros— se siguen las órdenes del Poder Ejecutivo y del Presidente del Congreso Sr. Cabellos.
Quienes reclamamos la prisión y la condena al Sr. López lo hacemos porque la juez que lo condenó no tiene una plaza en propiedad y es frágil frente a las presiones de quienes la nombran.
Quienes protestamos lo hacemos porque el juico fue maratónico y a puerta cerrada. Porque no se le aceptaron las pruebas de descargo a la defensa. Porque los testigos de la acusación —que fueron los únicos admitidos— no probaron que hubiera relación entre la convocatoria a las manifestaciones y los actos de violencia… que además, según los videos, fueron iniciados por los grupos del gobierno.
Además, muy respetadas organizaciones internacionales de derechos humanos repudian el aprisionamiento y la condena de don Leopoldo.
Don Alejandro no puede declarar culpable de delitos a Don Leopoldo porque a él le parezca o desee que sea culpable. Esa es la más grave violación al debido proceso y al estado de derecho en que se puede incurrir. Esa es una violación perpetrada por el gobierno del presidente Maduro que su defensor repite.

Miguel Ángel Rodríguez