Enviar

Más de 7 millones de niños en edad preescolar “crónicamente desnutridos” en Latinoamérica. La región crece económicamente y puede. Habrá que ver si sus gobernantes quieren


Las políticas son la clave

El buen crecimiento económico en muchos países de América Latina no parece haber ido siempre acompañado de suficientes políticas acertadas para que esto se viera reflejado en índices de menor pobreza, menor desigualdad y mayor empleo.
Algunos países lograron alguna mejoría en esos indicadores pero otros no y, especialmente Costa Rica, no logró mejorarlos.
Dos informaciones de este medio ayer abordan el tema desde varios ángulos.
Un ranking señala a Panamá en el primer lugar centroamericano en crecimiento y el segundo en América Latina. Le siguen Nicaragua y luego Costa Rica, de acuerdo con estimaciones de la Cepal.
Pero Nicaragua y Guatemala son los casos más preocupantes de malnutrición en Centroamérica, según indica el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas.
Su directora citó que hay más de 7 millones de niños en edad preescolar “crónicamente desnutridos” en Latinoamérica, y que el problema principal es de acceso a los alimentos, no que la producción sea insuficiente.
Esa entidad lo ve más como un problema económico que como una consecuencia, por ejemplo, de desastres naturales.
Es decir, que no hubo políticas acertadas para disminuir el hambre, la pobreza y con ello la enfermedad en América Latina, a pesar del crecimiento que tuvo la región.
Si bien es cierto que el dinamismo de la demanda interna y la recuperación de Argentina y Brasil en comparación a 2012 lo impulsaron, también lo es que hay más de 8 millones de personas afectadas por el subdesarrollo y las desigualdades.
En el nuevo informe lanzado en estos días de forma electrónica por Cepal, este organismo prevé un crecimiento levemente menor que la estimación que entregaron en diciembre pasado (3,8%).
Sin embargo, más allá de las previsiones y de las variaciones entre unos países y otros de la región, ya que no todos los crecimientos son iguales y tampoco las políticas, lo más importante será ver cómo cada quien resuelve la contradicción entre buen crecimiento económico no traducido en mejor calidad de vida para todos los habitantes.
Esto es fundamental porque, como lo hemos dicho en otras ocasiones en este espacio, no hay país que pueda superarse realmente si no cuenta con una población bien nutrida, con buena salud y educación.
Esta es la base para la eficiente producción, si además está bien dirigida por parte del sector privado o el público aprovechando su potencial como corresponde.
América Latina puede. Habrá que ver si sus gobernantes quieren.
 

Ver comentarios