Enviar
Sábado 16 Julio, 2011

Las imprecisiones de doña Vilma

En términos generales se supone que cuando un periodista escribe una columna o artículo de opinión, lo primero que debe hacer es informarse adecuada y responsablemente, lo que no sucede con “Hablando Claro” del 13 de julio.
La prestigiosa periodista Vilma Ibarra asegura en su publicación que “cientos de miles de médicos están presentando demandas”, lo que es un dato a todas luces incorrecto y que falsea la realidad.

Por tal motivo, la Unión Médica Nacional (UMN), sindicato médico con más de 7 mil afiliados, se ve en la obligación de realizar algunas aclaraciones.
Según el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, que es el ente que regula por ley el ejercicio de la medicina en el país, solo hay 11 mil médicos inscritos. Los restantes que cita doña Vilma no sabemos dónde o cómo los contabilizó.
Y si se falla en un dato tan esencial, que la comunicadora pudo haber obtenido con solo tomarse la molestia de haber llamado a la fuente acreditada, no habría despertado sospechas de que escribió su columna sin estar medianamente informada.
Otro error es que no es la Unión Médica Nacional o el Sindicato de Profesionales en Ciencias Médicas los que llaman a huelga, sino un conjunto de 11 grupos sindicales que están preocupados por la inestable situación por la que atraviesa la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).
Omite la articulista un dato, de nuevo, determinante y consiste en que todas las fuerzas sindicales tienen dentro de su agenda de peticiones el recuperar la institucionalidad de la Caja, como organización fundamental en la seguridad social del país.
En las luchas que se plantean con el movimiento del 19 de julio, no figura la de la dedicación exclusiva. ¿Con base en qué información procedió la periodista? ¿Qué criterios de rigurosidad aplica a la hora de escribir, si, como vemos, su columna está plagada de imprecisiones y datos incorrectos?
En relación con el reclamo del pago del subsidio por incapacidad como parte del salario, la Unión Médica Nacional le recuerda que existe un pronunciamiento de la CCSS en el que reconoce ese derecho a sus trabajadores. Así lo estimó la Junta Directiva de la Caja en la sesión 7861 del 27 de mayo de 2004, en la que “aprobó las “Normas que Regulan las Relaciones Laborales, Científicas, Académicas, Profesionales y Sindicales, entre la Caja Costarricense de Seguro Social y los profesionales en Medicina, Microbiología, Farmacia, Odontología y Psicología”.
Sobre las demandas de los médicos por el mal cálculo en cuanto a horas extra, guardias y disponibilidad, ya hay jurisprudencia en la que los tribunales les dieron razón a varios demandantes y el hecho de que las autoridades de la CCSS, desde hace más de 20 años, no hayan actuado conforme a la ley, es un asunto que valdría la pena que lo conozca el pueblo costarricense y que determine quién debe cargar con dicha responsabilidad.
Eso es como si usted, doña Vilma, por muchos años dejase de pagar la tarjeta de crédito. ¿De quién sería la responsabilidad del aumento del monto por intereses? ¿O si le deben dinero, renunciaría a cobrarlo?
Doña Vilma, cuando requiera información con mucho gusto se la facilitaremos, para que de ese modo no induzca a distorsiones a sus estimables lectores.

Dr. Iván Guerrero Mora
Secretario de Información
Unión Médica Nacional, Sindicato Médico de Costa Rica