Enviar

El proyecto de ley aprobado el lunes en primer debate favorecería no solo a los actuales diputados sino a 200 personas, entre ellas ex diputados y ex presidentes de la República

Las consecuencias de una ley

El lunes pasado por la noche los diputados aprobaron en primer debate el proyecto de ley que les aumenta su salario en ¢1,8 millones, lo que corresponde a un 72% adicional.
El acto es uno de los más claros exponentes de como se puede gobernar de espaldas al clamor popular y además, sin que los interesados la población que con sus impuestos paga esos salarios tengan claridad sobre las consecuencias económicas de esa decisión, puesto que entre los propios diputados de la bancada liberacionista hay diferencias al respecto.
El diputado Guillermo Zúñiga, con el conocimiento y la experiencia que le otorgan ser economista y ex ministro de Hacienda, y con mucha independencia de criterio, duda que el Congreso pueda financiar el aumento recortando otros gastos, como lo han asegurado sus compañeros de bancada, promotores del alza.
Esto por cuanto el proyecto aprobado la noche del lunes favorecería no solo a los actuales diputados sino a unas 200 personas, entre ellas ex diputados y ex presidentes de la República.
Por el momento, algo sí está claro. La nueva ley irá a consulta a la Sala Constitucional para saber si el incremento aprobado contraviene la Constitución Política y la Ley contra la Corrupción y el Enriquecimiento Ilícito.
En caso de que ahí no encuentre objeciones, pasaría nuevamente al Congreso para su aprobación en segundo debate y luego se enfrentaría a la presidenta Laura Chinchilla, quien ha manifestado que sin que exista el contenido económico que se necesita no la firmará.
Así transcurre, en el Primer Poder de la República, el primer mes de nuevo gobierno. Deja un saldo negativo en el sentimiento y la conciencia de muchos costarricenses que se preguntan si este grupo de parlamentarios, tan empeñados en aumentarse el salario, dan muestras de conocimiento, sabiduría, altruismo y mesura o de todo lo contrario. Porque serán ellos los encargados de dictar las leyes que el país necesite durante los próximos cuatro años pero… ojalá lo hagan con mayor acierto.

Ver comentarios