Enviar
Viernes 8 Marzo, 2013

Empecé mi empresa con ¢50 mil. Ahora soy la presidenta de repostería Becker & Loren. Estoy muy agradecida por lo vivido y sé que tengo mucho camino por recorrer


La voz de miles de mujeres

A mis 16 anos ya estaba casada, por lo que no pude realizar estudios superiores, al poco tiempo me vi con tres bellos hijos varones y con los años, tomando la decisión de divorciarme.
Como a tantas mujeres les ocurre, tuve que asumir la responsabilidad total del hogar, y buscar la forma de brindar la mejor calidad de vida a mis hijos.
Me di cuenta de que las mujeres tenemos una fortaleza y creatividad increíbles.
Como la necesidad es la madre de la invención y notando un talento para la repostería (por los comentarios que me hacían terceros) decidí lanzarme en un área que me llamaba mucho la atención pero que desconocía: la panificación.
Al principio era todo un desastre, pero poco a poco me iba quedando muy bien, empecé a vender en pulperías, universidades etc… el negocio fue creciendo.
Hace 19 anos me llamó Supermercados Unidos —hoy Walmart— luego Auto Mercado y Super Cristal.
Ya para ese entonces mis tres hijos estaban en la adolescencia, trabajaban conmigo duramente en las madrugadas y ya tenía a mi cuarto hijo recién nacido.
Podría decir que fue la época más linda de mi vida, hubo momentos duros como cualquier inicio... empecé mi empresa con ¢50 mil, apenas para comprar la materia prima, con el paso del tiempo me sentía más libre y con la satisfacción de poder lograr todo lo que me propusiera
Cuando sabemos que solo contamos con nosotros mismos, y sobre todo con Dios, nace una fuerza increíble en nuestro ser y ya nada nos puede detener.
Por eso siempre trato de motivar a las mujeres. Sí se puede salir adelante, y no se trata solo de lo económico, sino de saber quienes somos, lo que valemos, y que nuestra paz interior y libertad y el gozo de vivir solo dependen de nosotras.
Hoy tengo cuatro hijos, los tres mayores con sus empresas, padres responsables, hijos maravillosos y el pequeñín estudiando. En estos momentos soy la presidenta de repostería Becker & Loren, estoy muy agradecida por lo vivido y sé que tengo mucho camino por recorrer.

Ana Lorena Rivera Guzmán
Empresaria
Directora y vicepresidenta de Becker & Loren