Enviar
Viernes 3 Julio, 2015

Es oportuno convocar a un pacto social amplio que construya de manera colectiva y democrática un acuerdo fiscal

La sociedad del bienestar y el acuerdo fiscal

El pasado jueves 18 de junio la Dra. Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, presentó la actualización del panorama fiscal regional en una conferencia organizada por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP-UCR) de la Universidad de Costa Rica y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
A raíz de lo planteado en el estudio “Panorama fiscal en América Latina y el Caribe: reformas y espacios de política”, interesa rescatar algunos aspectos fundamentales para la discusión política nacional en este ámbito.


Costa Rica se ha caracterizado por sus logros en los campos sociales y educativos, que le han colocado a la vanguardia en desarrollo humano. Esta sociedad del bienestar se debe resguardar en el marco de una democracia inclusiva y solidaria.
En un contexto regional desafiante y frente a los cambios en las características internas de la economía costarricense, la sostenibilidad de la sociedad del bienestar se encuentra en estrecha relación con el fortalecimiento del músculo redistributivo de la imposición tributaria.
Para ello resulta indispensable ejercer mecanismos que busquen la disminución de las desigualdades sociales, imprimiendo mayor progresividad a las políticas fiscales y el gasto público, desde una institucionalidad ejecutora eficiente.
De acuerdo con la CEPAL, estas acciones deben dirigirse al combate de la evasión y la elusión fiscal (en especial en el caso de la renta personal), otorgando a las rentas de capital un tratamiento similar al aplicado a las rentas provenientes del trabajo y reduciendo los tratamientos preferenciales. Además, esto último ha sido ampliamente defendido por el reciente libro de Thomas Piketty “El capital en el siglo XXI.”
Según el estudio presentado por la Dra. Bárcena, América Latina es la región del mundo donde existe una mayor concentración del ingreso y donde se recauda “poco y mal”. Las simulaciones efectuadas a partir de las encuestas de hogares sobre potenciales reformas al impuesto sobre la renta personal, muestran que existe suficiente espacio para ampliar el poder redistributivo de este tributo.
La reforma fiscal debe efectuar una revisión de los incentivos y exenciones a las rentas de capital para equipararlas con las rentas por trabajo y además asegurar el cumplimiento tributario.
Aunado a esto, el gasto del Estado debe concentrarse en la protección de la inversión dirigida a sectores vitales para el desarrollo social, a saber, salud, educación e infraestructura.
Sin embargo, el mantenimiento de la sociedad del bienestar requiere también el esfuerzo y compromiso de numerosos sectores de la sociedad costarricense que a la fecha se han mostrado reticentes al cambio.
Consideramos oportuno convocar a un pacto social amplio que construya de manera colectiva y democrática un acuerdo fiscal acorde con las necesidades internas y nuevas características económicas y sociales del país y que nos permita enfrentar exitosamente los desafíos del entorno económico internacional.
La reforma fiscal es, hoy por hoy, una necesidad que debe ser atendida con urgencia por los tomadores de decisión y el llamado al diálogo acuerpado por todos los sectores nacionales comprometidos con la sociedad del bienestar.

Felipe Alpízar Rodríguez/ Vanessa Beltrán Conejo

 

Director Centro Investigación y Estudios Políticos UCR
Investigadora Centro Investigación y Estudios Políticos UCR