Enviar
Jueves 30 Octubre, 2014

Me cuestiono y les pregunto a ustedes, estimados lectores: ¿cómo sería el mundo sin seres humanos?


La salud y las contradicciones humanas

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en 1948, en su constitución, definió el concepto de salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social de la persona y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedad.
En 1992, este concepto se amplió, al agregar “y en armonía con la naturaleza o el ambiente”. Los seres humanos en la búsqueda de la salud, en su complejidad mental y espiritual, se han observado grandes contradicciones históricas.
El esfuerzo colectivo e individual de grandes científicos como Luis Pasteur, Robert Koch, Clorito Picado y muchos otros que dedicaron su vida a la protección de la salud humana en la lucha por identificar microorganismos patógenos causantes de epidemias como el cólera, la tuberculosis, la peste bubónica, la viruela y la polio entre otras. Por otro lado, los conflictos sociopolíticos han provocado grandes guerras buscando el completo bienestar físico, mental y social de los ciudadanos en los respectivos países; un caso histórico, fue el lanzamiento, por parte de EUA, de las bombas atómicas, en Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945, las cuales mataron a miles de miles de personas.
En la actualidad, hemos estado observando dos grandes contradicciones en aras de la salud:
• La primera es la lucha contra el virus del Ébola en África Occidental, en las naciones de Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria; en las que médicos y personal sanitario de la “Organización Médicos Sin Fronteras” están realizando un enorme esfuerzo y exponiendo sus vidas para mitigar esta epidemia, la cual ha ocasionado al menos 10 mil casos y 5 mil muertes para una letalidad del 50,0%.
• El virus del Ébola provoca síntomas muy generales, al principio, pero pasado el periodo de incubación, el paciente empieza a presentar sangrados por ojos, boca y oídos; básicamente, el virus produce una baja en las defensas. El contagio es por contacto directo con fluidos corporales (sangre, semen, saliva, orina, heces, sudor) de un enfermo. El mejor mecanismo para evitar esta enfermedad es el acceso a agua potable y el lavado de manos.
• La segunda es la invasión del Estado de Israel a la Franja de Gaza, en Palestina, en donde con el apoyo “moral” de EUA, el ejército de Israel bombardeó, en julio y agosto, los túneles elaborados por el grupo extremista de Hamas y por consiguiente las escuelas, hospitales y las viviendas de la sociedad civil de Palestina. Además, para agravar la situación, destruyeron el acueducto y el alcantarillado sanitario en Gaza, con el propósito de causar más daño a la población y preservar así el bienestar físico, mental y social del pueblo de Israel.
La paradoja es que mientras África Occidental y EUA apoyan la construcción de acueductos para promover el lavado de manos y evitar el contagio del virus del Ébola, en Gaza, Israel con el apoyo de EUA, destruyeron los acueductos para causar mayor deterioro a la salud de la población que sufrió con 9 mil víctimas y 1.800 muertos (30% niños).
Quizás, estas contradicciones son parte de la esencia del “hombre” por lo que me cuestiono y les pregunto a ustedes, estimados lectores: ¿cómo sería el mundo sin seres humanos?

Darner A. Mora

Salubrista público