Enviar

Mientras los fondos llueven sobre las fuerzas armadas, el ejército más numeroso de América Latina aquel compuesto por niños hambrientos y padres desempleados  cae en el olvido

La pobreza es el verdadero enemigo

Cerca de 180 millones de latinoamericanos viven sumidos en la pobreza. Todavía falta por sumar aquellos a quienes la crisis económica del año anterior haya golpeado más. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe estima que las vacas flacas del año pasado añadirán 9 millones de personas a las filas de los pobres en la región.
Pero el que cada vez más latinoamericanos no puedan satisfacer sus más básicas necesidades de alimentación y techo no parece haber hecho mella en el gasto militar de los gobiernos.
La inversión realizada en armas ascendió a $58 mil millones durante 2009, representando el 1,35% del Producto Interno Bruto regional, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS). Durante 2008 se dedicaron $39 mil millones a este fin.
La noticia de la compra de armamento por $5 mil millones que Venezuela programa realizar a Rusia es solo el más reciente ejemplo de esta tendencia. Anteriormente Brasil anunció que comprará aviones de combate y submarinos a Francia. Otros cuatro países también habían anunciado compras de armamento.
Aunque las relaciones respetuosas florecen entre los países de la región y la democracia se fortalece gracias a la tolerancia ante las diferencias; los gobiernos gastan cada día más recursos en armas de guerra. Incluso los años recientes han visto el nacimiento de varias organizaciones interregionales como la Unión de Naciones del Sur.
Mientras los fondos llueven sobre las fuerzas armadas, el ejército más numeroso de América Latina —aquel compuesto por niños hambrientos y padres desempleados— cae en el olvido.
¿Cuántos latinoamericanos habrían logrado salir de su condición de pobreza a través de programas alimentados con estos fondos? ¿Cuántas viviendas, escuelas, centros de salud se habrían podido levantar?
La pobreza y el hambre son los verdaderos enemigos a vencer en América Latina. Los enemigos contra quienes los gobiernos deberían armarse hasta los dientes y atacar con ardor hasta vencer.
Ver comentarios