Enviar
Lunes 12 Agosto, 2013

Los gerentes capaces de prever los cambios e impulsar los ajustes a las estrategias corporativas son los más valiosos para las compañías que buscan el verdadero talento


La necesaria actualización de gerentes y empresarios

La vida del gerente transcurre generalmente entre multitud de reuniones, entrevistas, llamadas telefónicas e incontables tareas que, en muchas ocasiones, le impiden detenerse a mirar a su alrededor y contemplar qué está sucediendo en su entorno. Esto provoca que las organizaciones continúen una senda lineal, quizá trazada desde la lejanía de un headquarters remoto o de una junta directiva.

En un mundo como el que nos ha tocado vivir, los presupuestos anuales, los planes estratégicos quinquenales y las decisiones de la última asamblea de socios, pueden quedar reducidos a cenizas debido a numerosos factores externos. Desde el inicio de una guerra en un alejado páramo, hasta la aparición de una nueva red social que ha convulsionado el mercado en el que opera nuestra compañía.

Por este motivo se hace cada vez más necesario que los gerentes rompan con el círculo vicioso de la rutina, con la tiranía de lo urgente. Hace falta que los gerentes de todas las escalas sean capaces de detenerse para revisar si todas esas reuniones, comités, llamadas, hojas de cálculo y demás tareas del día a día realmente tienen sentido para lograr el éxito de sus organizaciones.

Interrumpir la rutina para actualizar, no solo sus conocimientos sobre la industria o su rol en la empresa, sino para comprender qué cambios se están produciendo en el mundo. Mucho más allá de las fronteras del microcosmos de la organización o del sector en que se desenvuelve. Porque los cambios y las tendencias que hoy mueven los mercados a miles de kilómetros, mañana —literalmente mañana— son los mismos que harán que el plan estratégico, formulado hace siete meses, se convierta en papel mojado.

Los gerentes capaces de prever los cambios e impulsar los ajustes a las estrategias corporativas son los más valiosos para las compañías que buscan el verdadero talento. Esos gerentes necesitan escuchar voces nuevas, ideas nuevas, quizá procedentes de lugares lejanos o de negocios absolutamente antagónicos. Porque de ellos surgirá un punto de inflexión, una idea que, llevada a ese día a día, haga posible toda una revolución.

Lo mismo aplica para los empresarios y emprendedores. La evolución de sus empresas depende de su capacidad para comprender las transformaciones que se están produciendo en la economía y la sociedad. Quizá con más intensidad y continuidad, dado que para el empresario no existe el apoyo organizativo del que los gerentes pueden disponer.

En definitiva, los ejecutivos y empresarios que quieren tener éxito requieren de la actualización continua y sobre todo exponerse a nuevas ideas y tendencias.


Francisco Avilés 

Director Cross&Grow