Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


La mitología actual

Claudia Barrionuevo [email protected] | Lunes 07 mayo, 2012



La mitología actual


Los dioses griegos eran antropomórficos. Fueron inventados por los hombres que los crearon a su imagen y semejanza. Pecadores, infieles, vanidosos, traidores, envidiosos, vengativos. Ergo: humanos.
Nosotros no tenemos un Monte, apenas una Cuesta, y el Olimpo está muy lejos de las Moras. No son 12, sino 57, los “dioses” que, desde ese Concilio, deciden nuestro destino y el de las leyes que nos rigen a todos. Algunos no las cumplen: si bien parecen humanos no son iguales a nosotros, simples mortales.
El año pasado Zeus, Hera y otros dioses importantes sufrieron un revés: varios grupos de deidades mucho menos poderosas se unieron destronándolos. Si sirvió o no el cambio de mando en el Olimpo tico es relativo. El evento sin precedentes formará parte de la Odisea que está viviendo el gobierno.
Semanas antes de la celebración anual del Concilio de los Dioses, el grupo liderado por Zeus, consciente de que no contaban con los votos suficientes para recuperar el control, afirmó que no presentarían candidatos. Bajo la mesa, como suelen hacerlo los dioses antropomórficos, tentaron a algunas de las deidades pequeñas, prometiéndoles un poder más decorativo que real, a cambio del dominio total de ciertas áreas fundamentales para recuperar las riendas del Olimpo.
Su acción no es novedosa, ni siquiera censurable. Siglos después de la mitología griega, Maquiavelo sería el autor de una sentencia que como acción existía desde la prehistoria: El fin justifica los medios.
Y podríamos decir que lo actuado por el grupo de deidades menores que representa al Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) tampoco merece ser censurado. Podríamos decirlo… pero no.
La tentación tan presente no solo en las historia de la antigua Grecia sino en todas las religiones, la manzana que en el Edén les ofreció la serpiente a Adán y a Eva, los hizo caer. Luego del Frente Amplio, el PASE era el más minoritario de los partidos que componían la Alianza por Costa Rica. Siempre iban a tener que conformarse con menos. Y hete aquí que los mayoritarios del otro grupo ¡les ofrecían el directorio entero!
Y aunque un defensor de las peleas de gallos era inaceptable para presidir el Olimpo, un supuesto estafador, no. Insisto, son deidades antropomórficas, pueden pecar de cualquier cosa aunque estén en el Concilio de los Dioses.
Según ellos, los errores no deben excluirlos de nada. Sin embargo, ellos sí se atreven a excluir, no a los que pecan, sino a los que son diferentes. Porque, aunque enarbolan el discurso de la inclusión, no van a permitir que las parejas estériles puedan tener hijos (¡que Gerardo Trejos esté con Dionisio tomando vino en el Olimpo!), ni que los homosexuales y lesbianas puedan legalizar sus uniones. Y ni hablar del estado laico, aunque dos de los aliados de los grandes dioses sean cristianos.
Zeus, Hera, Poseidón, Ares, Hermes, Hefesto, Afrodita, Atenea, Apolo y Artemisa, eran bastante más entretenidos que la colección de diputados que dirige ahora la Asamblea Legislativa.

Claudia Barrionuevo
[email protected]