Enviar

Cada vez que me tomo el tiempo de escribir este espacio inicio preguntándome, ¿Qué me trajo hasta acá? Y a partir de allí decido qué compartir con ustedes, por ello hoy quiero iniciar con una frase que me ha marcado desde hace un tiempo para acá la cual dice que “se aprenderá siempre y cuando tengamos otros por delante nuestro” la cual se une con “no hay liderazgo sin un líder referente”.

El tema es que cuando el talento joven ve que los impulsos que ha tomado en momentos claves se suman, con las experiencias y su aprendizaje, para formar un camino profesional cree que ya lo tiene todo y su adaptabilidad en la línea de su historia se limita a su idea de autosuficiencia.

¿Pero entonces que hacemos como jóvenes, cuando queremos comernos el mundo de arriba abajo, para controlar nuestra energía y enfocarla en lo que realmente merece nuestro esfuerzo hacia la construcción de un liderazgo y aprendizaje constante?

  1. Busca un líder que te refiera en el camino. Vamos a imaginar que fuese de cualquier ideología, política, religiosa, social e inclusive cultural sin un factor a tomar como patrón de vida, de seguro que no sería lo mismo que hoy conocemos de estas, pero ¿qué paso en el camino entonces? Simple, una persona creyó en sí misma, dibujo una línea a seguir y la llevó paralela a la de ese modelo a seguir, por lo tanto, busca alguien que te inspire y no inventes el agua tibia, solo toma lo que te construye.
  2. Aprende de quienes van delante de ti. Cuando hemos recorrido, o como hubiese dicho mi abuelo, ya tenemos rueda gastada pensamos que tenemos la suficiente experiencia para el desarrollo de algún proyecto del cual seamos parte, más estamos solo ante la sensación de creernos autosuficientes (característica del millennial). Sin embargo, si nos detenemos y vemos que alrededor nuestro hay siempre personas que ya han caminado más, podremos ver que si tomamos de ellos sus comentarios nuestro coeficiente e impulsos de decisión se vuelven más coherentes.
  3. Empodérate y toma impulso. Si ya tienes un líder en mente y además referenciaste a tu alrededor aquellas personas de las cuales puedes aprender, llegó tu momento y debes de empoderarte de lo que eres y junto a tu línea de historia proyectada afianzar tu proyecto de vida y carrera, porque cuando sople más fuerte el viento es cuando más arraigado debes estar a lo que eres y quieres.

Bernal Fonseca Solano

 

Ver comentarios