Enviar
Mandatarios afirmaron que región avanza a su propio ritmo en materia de integración
Istmo rechaza condicionamientos de UE

Saca, Ortega y Zelaya asistieron al Foro Presidencial Seguridad, Democracia y Comercio

San Salvador
EFE

Centroamérica avanza en su integración “a su propio ritmo y necesidades” y no puede aceptar algunas condiciones de la Unión Europea (UE), afirmaron ayer en San Salvador tres mandatarios de la región.
Los presidentes de El Salvador, Antonio Saca; de Honduras, Manuel Zelaya, y de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmaron en rueda de prensa que Centroamérica realiza esfuerzos para su integración desde hace 40 años y que todos los gobiernos buscan el desarrollo con equidad social.
Los presidentes asistieron al Foro Presidencial Seguridad, Democracia y Comercio, organizado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) y La Escuela Harris de Estudios Políticos Públicos de la Universidad de Chicago (Estados Unidos).
Zelaya manifestó que la región busca “cómo se le pone corazón a las economías, tan frías que muchas veces se olvidan del ser humano, que debe ser el centro del desarrollo”.
Consultados sobre el requerimiento de la Unión Europea (UE) para que todos los países centroamericanos ratifiquen el Estatuto de Roma sobre la Corte Penal Internacional (CPI), Saca dijo que, en el caso de El Salvador, tienen “un impedimento constitucional” y que, por tanto, no ve “ninguna probabilidad”.
El bloque europeo hizo el planteamiento en el marco de la negociación de un Acuerdo de Asociación con la región -que podría incluir libre comercio-, durante la primera ronda de conversaciones celebrada la semana pasada en Costa Rica.
El Estatuto de Roma fue aprobado por la Organización de Naciones Unidas en julio de 1998 y entró en vigor en el mismo mes de 2002, y no ha sido ratificado por El Salvador, Guatemala y Nicaragua.
La negociación entre Europa y Centroamérica “tiene que ser incondicional, aquí en primer lugar hay una decisión, una vocación centroamericana de negociar multilateralmente y Europa coincide en esto con nosotros”, dijo Ortega.
“Tratar de poner como condicionante la corte no lo compartimos, no lo respaldamos”, señaló el mandatario nicaragüense, quien indicó que ellos no creen “mucho” en dicho tribunal.
Al respecto, recordó que la Corte Internacional de Justicia “condenó a Estados Unidos a indemnizar a Nicaragua por $17 mil millones (11.813 millones de euros) y a la fecha no ha pasado nada”.
El gobierno sandinista demandó a Estados Unidos en la década de los 80 ante la Corte Internacional de Justicia por su apoyo a la contrarrevolución nicaragüense, pero luego la demanda fue retirada por la presidenta Violeta Chamorro (1990-1997).
“Si nos metemos a ver ya este tema de la corte penal con Europa, imagínense las demandas que ha recibido Europa de nuestros hermanos africanos y de los pueblos originarios de América; todos los saqueos, la destrucción, la esclavitud son demandas justas que están allí, sería algo de no acabar”, comentó Ortega.
“Yo creo que hay que ver hacia adelante, Europa debe trabajar con esa visión y no con una mentalidad colonialista”, subrayó.
Sobre las presiones de la UE para que Centroamérica avance en la unión aduanera, Saca manifestó que la región “está consciente, y lo ha estado por cuarenta años, de que hay que integrarse”.
“Antes de que viniera la delegación negociadora de Europa a Costa Rica habíamos tomado la decisión de avanzar en la firma de un marco de regulaciones para la unión aduanera y, eso, es lo que básicamente pretendemos hacer el 12 de diciembre próximo en Guatemala”, precisó.
En esa fecha se celebrará la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Centroamérica.
“Por supuesto que Europa ha tardado 40 años en hacer una gran cantidad de cambios, lograr que todos los Estados tengan la capacidad de integrarse, pero cada quien lo va haciendo a sus tiempos y de acuerdo a sus necesidades”, afirmó el mandatario salvadoreño.
Agregó que Europa “irá pidiendo o hará una serie de recomendaciones, las cuales de acuerdo a la realidad centroamericana se tomarán o no se tomarán en cuenta”.
Al respecto, Ortega dijo que tienen “toda la buena voluntad”, pero que la región carece de un fondo para “compensar las desigualdades que existen” en sus economías.
Por ello, la región debe pedir a la comunidad internacional un préstamo a largo plazo e intereses bajos, independientemente de la negociación con la Unión Europea, consideró.
Al respecto, Saca apuntó que la región tiene listo un plan de seguridad y que Estados Unidos está dispuesto a ayudar a su financiación.
Ver comentarios