Inversión extranjera se doblará este año en Latinoamérica
Enviar
Cifra alcanzará los $106.000 millones, aunque solo $49.800 corresponderán a inversión directa

Inversión extranjera se doblará este año en Latinoamérica

• Instituto de Finanzas Internacionales prevé que el próximo año la cifra será menor, aunque igualmente buena al alcanzar $88.100 millones
• Datos revelan que inversores ven a los países en desarrollo como un refugio frente a las tribulaciones financieras que sacuden a las naciones avanzadas


América Latina recibirá este año $106.000 millones de inversión extranjera, el doble de lo recibido durante el 2006, indicó el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la mayor asociación mundial de banca.
Pese a no alcanzar el volumen de 2007, el que viene también será un buen año, pues la región recibirá $88.100 millones provenientes de fuera, pronosticó la misma entidad, que ayer dio a conocer en Washington sus previsiones en el marco de su Asamblea Anual.
Esta cifra está por encima de los $52.600 millones que América Latina captó en el 2006 y de los $70.000 millones del 2005.
El conjunto de economías calificadas de emergentes recibirá este año la cifra récord de $620.000 millones, lo que revela que estos mercados “están en una buena posición para soportar las presiones causadas por las recientes turbulencias en el mercado de crédito de EE.UU.”, afirmó el Instituto.
En el 2006 los mercados emergentes, conformados por muchos países alrededor del mundo, recibieron $573.000 millones, en tanto que para el 2008 el IIF considera que recibirán $593.100 millones.
Los datos son una prueba de que los inversores ven a los países en desarrollo como un refugio frente a las tribulaciones financieras que han sacudido a las naciones avanzadas.
No obstante, William Rhodes, vicepresidente del consejo directivo del Instituto y presidente de Citibank, recalcó que los inversores no han prestado suficiente atención al riesgo en las naciones emergentes, una falta que precisamente explica por qué se formó el embrollo que persiste en los mercados financieros de los países avanzados.
Como prueba, el veterano de anteriores crisis señaló que el precio de la deuda ha subido poco, al tiempo que las bolsas de las naciones emergentes han experimentado subidas drásticas, al menos hasta el viernes, cuando retrocedieron junto con Wall Street.
Rhodes alertó que ese optimismo “excesivo” podría impulsar a las acciones hasta niveles insostenibles y dijo que los inversores cometerían un “error profundo” si confiaran demasiado en los mercados emergentes.
El problema vendría, como ya ha ocurrido en el pasado, si el grifo del capital externo se cerrara de forma súbita, por lo que las inversiones a corto plazo son las más peligrosas.
En este sentido, el IIF destacó que en los últimos años en América Latina las inversiones directas, que son las de más largo plazo, han sido relativamente bajas.
El Instituto lo achaca a que el clima de negocios ha empeorado en Argentina, Ecuador y Venezuela, lo que ha hecho que prácticamente no haya entrado inversión directa en esas naciones, una tendencia que continuará en 2008.
En total, la región recibirá $49.800 millones en inversión directa este año, mientras las inversiones de cartera serán de $10.000 millones. Bancos y otros acreedores privados enviarán a América Latina $46.200 millones.
Un gran cambio con respecto al año pasado se refiere a los flujos oficiales.
En 2006 los gobiernos latinoamericanos enviaron al exterior $23.700 millones, principalmente porque Argentina y Brasil pagaron toda su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Este año, en cambio, la región tendrá una entrada neta de $5.500 millones, por préstamos extendidos por los organismos internacionales de crédito.
Los altos precios de las materias primas tampoco impedirán que continúe la tendencia decreciente de su superávit de comercio, que en 2007 sufrirá una “erosión significativa”, según el IIF.
Ello se debe, en su opinión, al aumento de la demanda interna en la región y a la revalorización de las monedas locales, que ha provocado una merma en la competitividad de los productos latinoamericanos.
El superávit por cuenta corriente -que consiste fundamentalmente en la balanza comercial- de América Latina será de $26.500 millones este año y de $8.700 millones en 2008, frente a los $51.600 millones de 2006.

Washington
EFE

Ver comentarios