Enviar
Lunes 13 Enero, 2014

La mayoría de medios de prensa han resaltado la ubicación de cada país en el ranking general publicado por PISA, pero este ranking ha sido mal interpretado


Interpretando el ranking de PISA

El 3 de diciembre fueron publicados los cuatro volúmenes que contienen toda la información y análisis que se desprenden de la última evaluación realizada por la OECD del Programa PISA. En el año 2012 fueron evaluados 510 mil estudiantes de 15 años en 65 países y economías.
La mayoría de medios de prensa han resaltado la ubicación de cada país en el ranking general publicado por PISA, pero este ranking ha sido mal interpretado, especialmente porque únicamente trata de dar una idea del rendimiento promedio de cada país. No obstante, la información es muy útil para realizar comparaciones entre países, con validez estadística.


Por ejemplo, de acuerdo con este ranking, de los ocho países latinoamericanos que participaron en la evaluación de 2012, Costa Rica ocupa la cuarta posición en matemáticas (407 puntos) por debajo de Chile (423), México (413) y Uruguay (409). Sin embargo, lo correcto es afirmar que Costa Rica se encuentra igualado en el segundo lugar con México y Uruguay, debido a que el intervalo de confianza (95%) de la puntuación promedio de los estudiantes costarricenses se cruza con la de los estudiantes mexicanos y uruguayos. Es decir, estadísticamente no existe diferencia en el promedio de matemáticas de México, Costa Rica y Uruguay.
En el área de lectura sucede algo similar: se indica que Chile fue el primer lugar de Latinoamérica con 441 puntos, seguido de Costa Rica con 440 puntos; sin embargo, nuevamente lo correcto es afirmar que Chile y Costa Rica igualaron en el primer lugar de la evaluación de lectura en el área latinoamericana.
De hecho, el promedio en la evaluación de lectura de estos dos países no es estadísticamente diferente del de otros cinco: Serbia, Tailandia, Rumania, Bulgaria y Emiratos Árabes Unidos.
Por otra parte, al ser esta la segunda participación de Costa Rica en la prueba internacional PISA, también se ha comentado que con respecto a la versión anterior el resultado de los estudiantes costarricenses empeoró en las tres áreas de interés, al pasar de 409 puntos en PISA 2009 a 407 puntos en PISA 2012 en matemáticas, de 442 a 440 puntos en lectura y de 430 a 429 puntos en ciencias.
No obstante, el intervalo al 95% de confianza de la diferencia en los promedios de un año a otro permite afirmar que esta diferencia no es estadísticamente significativa, es decir, que el país no mejoró ni empeoró en la evaluación de PISA, lo que era de esperar, ya que la prueba anterior fue aplicada en el año 2010 en nuestro país, por lo que solo hubo dos años de diferencia entre cada aplicación de las pruebas, lo cual no da margen para que alguna política educativa tuviera algún efecto sobre los resultados.
Esto no significa que el país se encuentre en una situación desventajosa con respecto a otros, y que los resultados sean pobres, ya que el 56,7% de los estudiantes costarricenses no ha aprendido en matemáticas lo que en PISA se considera como esencial para afrontar retos de la sociedad actual y el 27,8% apenas y posee las habilidades mínimas requeridas, pero habrá que esperar a las futuras evaluaciones de PISA para analizar el impacto de las políticas educativas aplicadas por el actual Ministerio de Educación en pro de revertir esta situación.

Andrés Fernández Aráuz
Economista
[email protected]