Implementación obligatoria de factura electrónica iniciará con dudas
Enviar

El 2018 traerá la implementación obligada de la factura electrónica para distintas actividades económicas, tanto para empresas como para profesionales independientes; no obstante, aún persisten dudas alrededor de este sistema.

Desprenderse del papel —sobre todo para temas de registro—, capacitar a las pequeñas y medianas empresas en el correcto uso de este instrumento y su integración con el resto de los sistemas contables, son los principales desafíos que se vislumbran.

Además, las compañías deberán ajustar sus sistemas internos para adaptarse al gran objetivo del país con esta iniciativa, que no es otro que evitar la evasión fiscal.

Tras las dudas presentadas a mediados de este año, algunos empresarios solicitaron una prórroga con el fin de poner a punto los detalles necesarios, aunque todo parece indicar que aún no se han resuelto del todo.


 
“El principal impedimento que han manifestado las empresas hasta ahora no es en el desarrollo del sistema de emisión de comprobantes electrónicos, sino en cuanto a su integración con el resto de sistemas contables y financieros de cada una de las empresas”, destacó Carlos Vargas, director general de Tributación.

Dicho modelo de facturación es la versión digital de las tradicionales, debe ser funcional y legalmente equivalente a estas últimas; las facturas electrónicas pueden almacenarse, gestionarse e intercambiarse también por medios digitales.

“A partir del 15 de enero los profesionales de salud serán los primeros que deberán aplicar este modelo digital, mientras que en febrero lo harán los sectores contable, financiero y administrativo; en marzo el ámbito legal y en abril los de ingeniería, arquitectura e informática”, explicó German Morales, socio director de Grant Thornton.

En mayo, deberán implementarlo meteorólogos, químicos, geólogos, biólogos, profesores y periodistas, para cerrar el primer grupo de profesionales.

El beneficio más lógico de adoptarlo en las empresas sería el ahorro de costos, tanto en el papel que se deja de imprimir, como en toda la cadena logística, que incluye tiempo de entregas, gasolina, salario de los mensajeros, etc.

Se estima que al utilizar la factura electrónica, los costos operativos se pueden reducir hasta en un 90%, sin contar el aporte al medio ambiente.

“Las empresas no están viendo aún la oportunidad de modernización, eficiencia y mejora en los procesos, para incrementar la rentabilidad y profesionalización en sus operaciones”, explicó Guillermo Varela, director ejecutivo de GS1.

Otro de los desafíos para este modelo es la urgencia de que el Ministerio de Hacienda brinde un manual al usuario, ya que no tiene una guía escrita que explique los procedimientos para la ejecución correcta de la facturación electrónica.

Entre tanto, las compañías especializadas continuarán diseñando planes ajustables a las necesidades de pequeños empresarios y profesionales independientes.

Un país que adopta la facturación electrónica tiene un mayor control sobre la transparencia de los contribuyentes, ya que es más difícil burlar el sistema.¿Por qué la factura?

Estos son algunos beneficios de poner en práctica este sistema:

  • Previene fraudes
  • Reduce riesgos y errores humanos
  • Facilidad de almacenarse
  • Mejor servicio al cliente
  • Protección al ambiente y reducción de costos


Ver comentarios