Enviar
Ilegalizar los déficits no basta

España e Italia se han sumado a una creciente lista de gobiernos de la Unión Europea (UE) que aseguran que incorporarán disciplina fiscal a la legislación, una medida que los inversores califican de insuficiente para contener la crisis de la deuda de la región
El parlamento español votó el 2 de setiembre sobre la inclusión del “principio de estabilidad presupuestaria” en la Constitución, mientras que Italia dijo que reformará su Constitución para agregar una enmienda de equilibrio presupuestario. Los dos países intentaron tranquilizar a los inversores luego de que los rendimientos de sus bonos treparon a récords de la era del euro, lo que llevó al Banco Central Europeo a comprar deuda de ambos.
“Las reglas se han violado antes”, dijo Olaf Penninga, que contribuye a la administración de €140 mil millones (US$202.000 millones) en Robeco Group en Rotterdam. “Los mercados permanecerán escépticos hasta que vean que los países en verdad las respetan en momentos difíciles”.
El costo crediticio a diez años de España ha aumentado ocho puntos básicos, al nivel más alto en tres semanas, un 5,04%, desde que el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero comenzó a impulsar la enmienda constitucional el 23 de agosto. La prima de rendimiento de los bunds alemanes de similar vencimiento es de alrededor de 2,87 puntos porcentuales, por encima del promedio de seis meses de 2,47 puntos.
La canciller alemana Angela Merkel ha encabezado el intento de ilegalizar el déficit al proponer un acuerdo en marzo sobre leyes presupuestarias nacionales como parte de un “pacto para el euro” luego de los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal. El acuerdo admitía el fracaso de las normas de deuda y déficit de la UE, que casi todos los gobiernos de la zona del euro violaron, lo que derivó en abultados déficits presupuestarios que desencadenaron la crisis de deuda de la región.
A fines del año pasado, solo Luxemburgo, Estonia y Finlandia, que constituyen menos del 3% del PIB de la zona del euro, tenían una brecha presupuestaria por debajo del límite del 3% que exige el pacto de estabilidad y crecimiento de la UE. Grecia, el país que más ha violado las reglas, nunca ha cumplido con el objetivo de déficit desde su incorporación al euro en 2001. De todos modos, jamás se ha multado a un país de la zona del euro por violar las normas, tal como lo establece el pacto.
Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos indican que hay muy poca relación entre la ley y el desempeño fiscal. Según un informe de 2007, todos los miembros europeos de la OCDE deben cumplir con leyes fiscales nacionales o de la UE, lo que contribuyó muy poco a contener los déficits y la deuda. Países como Australia, sin embargo, lograron un equilibrio presupuestario sin ley alguna, mientras que acuerdos políticos no vinculantes bastaron para el control presupuestario de Canadá y Suecia.

Angeline Benoit/Bloomberg
Ver comentarios