Enviar
Lunes 18 Abril, 2011

Honduras is open for business

El Gobierno de Honduras adoptó el año pasado un Plan Nacional de Desarrollo, diseñado con una amplia participación de la sociedad civil, que ha de orientar los esfuerzos para el desarrollo del país en los próximos treinta años. El Plan se asienta en la premisa de que solamente aumentando la creación de riqueza y generación de empleo se pueden mejorar los ingresos estatales y por ende la capacidad gubernamental de atender sus obligaciones, y que en la tarea de crear empleos el actor principal es el sector privado.
El Estado debe, en nuestra concepción, concentrarse en las tareas de redistribuir el ingreso y proteger a los grupos más desfavorecidos, impartir justicia y garantizar la seguridad de las personas y de sus bienes, así como crear un clima y condiciones favorables para el productor. Por ello, el Plan Nacional de Desarrollo contempla un importante componente de atracción de inversión extranjera cuyo detonante será la celebración del encuentro denominado “Honduras is Open for Business”, que tendrá lugar en San Pedro Sula los días 5 y 6 de mayo próximo, y en el cual participarán representantes de más de 500 empresas no nacionales invitadas.
El evento servirá para dar a conocer el nuevo marco legal adoptado para atraer, promover y proteger la inversión privada, particularmente las nuevas leyes de Alianza Público-Privada, la creación de ciudades modelos, incentivos fiscales y de otra índole que el país ofrece al inversionista. Se hace énfasis en aquellos sectores en que Honduras cuenta con ventajas comparativas, tales como la generación de energía eléctrica sostenible, agronegocios, actividad forestal, turismo, infraestructura, maquila de servicios y otros.
En el evento, al cual asistirá un buen número de empresarios costarricenses, se expondrán 170 proyectos de inversión para los cuales ya existen estudios de factibilidad o prefactibilidad, y entre los cuales destacan represas hidroeléctricas, autopistas, puertos y aeropuertos que se concesionarán, así como negocios en las áreas arriba indicadas. Cabe señalar que, solamente en materia de generación de energía, se han comenzado o están por iniciarse obras cuyo costo supera los 2 mil millones de dólares, y que comprenden cuatro represas hidroeléctricas, un proyecto de energía eólica y otros de producción de biodiesel y generación de energía por medio de biomasa. Todas esas obras son posibles gracias a la iniciativa privada.
El Programa Nacional de Inversiones de Honduras es sumamente ambicioso, pero los resultados logrados hasta ahora responden a nuestras expectativas de convertir a Honduras en uno de los destinos de inversión más atractivos del Continente. Reiteramos entonces nuestra invitación al sector privado costarricense para participar en el Honduras is Open for Business, en la seguridad de que en él encontrarán excelentes oportunidades de negocios.

Jaime Güell Bográn